21 dic. 2015

Superando la adversidad: vuelta a empezar

Como ya sabéis a finales de octubre pasado me quedé sin trabajo. En un principio era algo burocrático, pues debía volver a mi empleo anterior en cuanto la subvención fuera aprobada... pero las cosas se torcieron y a principios de diciembre me notificaron que no podrían volver a contratarme (puedes leer más sobre ello en mi anterior post Plantando cara: caer para subir otra vez )

Desde entonces me puse de lleno a buscar trabajo, consciente de que la mayoría de las oportunidades, en mi sector, se concentran en el mes de diciembre. Empecé a enviar currículums i en unas horas ya recogía los primeros frutos: me convocaban a una entrevista de empleo.

Tras la primera, vinieron un par más... pero curiosamente fue del primer sitio en que me llamaron de donde llego la oferta laboral que tanto ansiaba.

Tras pasar dos entrevistas laborales con ellos, habían decidido que estaba capacitada para el puesto y me notificaban que debía incorporarme hoy lunes a mi puesto de trabajo.

Menuda alegría me dieron!!! Para nosotros, mi familia, nos ha tocado ya el gordo de Navidad. Es un contrato de un año, lo que dura el proyecto, pero estamos encantados!

La agonía ha durado poco esta vez, y he conseguido recuperar la Navidad robada por mi Grinch particular. La ilusión y la estabilidad han vuelto a nuestro hogar.

El camino por recorrer ahora no es fácil, una nueva empresa implica siempre nuevas maneras de trabajar, nuevas maneras de hacer, protocolos que aprender... El proyecto también es nuevo, y hay que implantarlo de cero: crear materiales, diseñar acciones... todo con mucha ilusión pero también con cierto "estrés" por ver si estaré a la altura de lo esperado.

Es un proyecto muy bonito, que cojo con mucha ilusión por ser totalmente nuevo y desconocido para mí, pero también con cierto miedo, pues los objetivos son elevados, y por lo tanto el nivel de exigencia también lo será.

Por otro lado está el tema de la consabida conciliación familiar. Mi anterior horario estaba muy bien, y mi hogar funcionaba como una máquina perfectamente engrasada. Ahora, aún no tengo un horario definido... y la maquinaría deberá volverse a engrasar. Volver a cuadrar horarios con mi marido, canguro y abuelos... Volver a hacer el encaje de bolillos.

Pero que no cunda el pánico! He buscado de nuevo mi varita y estoy dispuesta a agitarla con fuerza para conseguir que todo encaje y funcione a la perfección de nuevo!!

8 comentarios:

  1. Seguro que va a ir muy bien tu nuevo trabajo y que el encaje de bolillos familiar va a ir estupendamente. Ánimos y mucha suerte en tu nueva etapa! Besitos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Sonia!!! De momento me está gustando mucho el proyecto, y el encaje de bolillos... no va mal :-)
      Un abrazo grande!

      Eliminar
  2. Enhorabuena Vanesa! Cuanto me alegro de verdad! A ver si mañana también te toca el gordo y ya... lo rematas!Ahora a organizarse y a disfrutar de las fiestas. Un beso grande!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias!! El gordo como tal no me tocó.. aunque el encontrar trabajo ya fue un gran premio. No se puede tener todo!
      Un beso guapa!

      Eliminar
  3. Enhorabuena que buena noticia!!besos

    ResponderEliminar
  4. Enhorabuena por tu nuevo trabajo!! Ya verás como en poco tiempo la maquinaria está engranada de nuevo!! Muchos ánimos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, seguro! Optimismo al poder!! La maquinaria poco a poco estará en estado óptimo!
      Un abrazo

      Eliminar