27 jul. 2016

Culpabilidad? Felicidad? Maternidad?

A menudo, desde que la maternidad llegó a mi vida, he notado que el sentimiento de felicidad que acompaña pequeños placeres de la vida, queda enmascarado por otro sentimiento: el de culpa.

Esta tarde, sin ir más lejos, hemos llevado a los pequeños a casa de su abuela paterna, y los hemos dejado allí a pasar la noche.

No es la primera vez que se quedan a dormir en casa de su abuela o de sus abuelos, es más, es algo que de tanto en tanto nos suelen pedir. De hecho, este fin de semana empezamos a hacer una "lista de deseos" para cuando yo haga vacaciones en agosto. Y uno de sus deseos fue ir a dormir una noche a casa de su abuela, y otra noche a casa de sus abuelos.

Y dado que mañana, Alberto tiene que ir a hacerse unas pruebas médicas a primera hora de la mañana y yo trabajo, era el momento ideal para hacer realidad su deseo.

No pude evitar, sentir esa felicidad que te da el hecho de pasar una noche "en pareja"... sin niños... Es algo que en nuestro caso no pasa a menudo... y por lo tanto, cuando se da la ocasión, te hace una cierta ilusión. La libertad de estar solos, de saber que nadie te despertará en mitad de la noche, que dormirás de una tirada....

Cuando les hemos llevado a casa de la yaya, se han ido muy contentos, y nada más entrar por la puerta ya nos estaban recordando que teníamos que marcharnos... que se iban a quedar ellos solos y nosotros no.

Dejarles y verles felices, es un plus. El primer deseo de verano se hacía realidad.

Pero entonces... al subir al coche y arrancar el motor... giras la cabeza instintivamente hacia el asiento de atrás... y ellos... no están... Y la sientes... directa, una punzada! La culpa!

Es sólo un instante, pero la has notado... y sabes que está ahí. Te paras a pensar y racionalizas que no debería estar ahí, pues no estás haciendo nada malo, no hay nada de que sentirse culpable. Estás dejando a tus hijos en las mejores manos, están contentos, lo van a pasar bien, y estás contenta también por tener una noche "relajada". Y entonces... por qué ni que sea por un mínimo instante la dichosa culpa ha tenido que aparecer???

Eres padre o madre? Te ha sorprendido esa culpa irracional en algún momento? O has conseguido eliminarla?



4 comentarios:

  1. Nosotros los dejamos el otro día con la cuñada, en nuestro caso es hasta necesario, con ellos en casa es imposible trabajar y, además, también es bueno para nosotros poder disfrutar una noche en pareja aunque sea solo para ver una peli tranquilamente después de cenar. Eso no quita que la puñetera culpabilidad haga acto de presencia, me parece que esta señorita nos acompañará ya toda la vida hagamos lo que hagamos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nosotros solemos dejarlos siempre con alguna abuela por necesidad, como cuando pintamos el comedor de casa (misión imposible con ellos enredando por allí).Y aprovechamos, como bien dices, para ver una peli o salir a cenar en pareja (algo muy sano para el matrimonio, tener tiempo para nosotros).
      Yo esperaba que la culpabilidad desapareciera con los años... pero de momento sigue ahí... muy sutil... sin excesivas comeduras de cabeza... pero presente...

      Eliminar
  2. Bueno... nosotros aun no hemos dejado a la peque con nadie. Pero sé que me va a pasar lo mismo que a ti. El año que viene tenemos una boda y no se si la dejaremos antes o al final mi niña vendrá con nosotros pero fijo que la culpabilidad se apodera de mi.
    Nunca dejamos de ser mamás, ni aunque ellos no estén cerca. Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, la vuestra es muy pequeña aún!! Y si no lo habéis necesitado... normal que no os hayáis separado de ella todavía ninguna noche.
      Nosotros, la primera vez que dejamos a Erik en casa de su abuela a dormir, fue para pintar su habitación antes de que naciera Helia. Nos preocupaba que por la noche el olor a pintura aún fuera muy fuerte para él. Tenía cerca de dos años... y la culpabilidad ahí sí que me mordió fuerte!
      Un abrazo amiga!

      Eliminar