23 mar. 2016

La pedagogía de los álbumes de cromos

Hasta hace algún tiempo yo veía los álbumes de cromos como un mero sacadinero de sus fabricantes. Compras el álbum, vas comprando sobrecitos, te gastas un dineral poco a poco y sin ser consciente y total... al final el álbum acaba sin completar y el peque no le habrá hecho ni caso.

Esta era mi manera de verlo hasta que el año pasado le compramos a Erik su primer álbum de cromos! Y entonces descubrí: la pedagogía de los álbumes de cromos. Comencé a verlos como herramientas educativas con las que podía trabajar muchas cosas de una manera divertida con mis pequeños.

No en vano, este año le hemos comprado a Erik un nuevo álbum de cromos, y a la pequeña Helia la hemos iniciado también en el tema con el primero.

Puede que en este momento os estéis preguntando: pero....exactamente.... como un álbum de cromos puede ser una herramienta educativa??

De un modo fácil! He aquí los aspectos que podemos trabajar:

  • capacidad numérica: según la edad lo trabajamos de distinta manera. Con Helia (de 3 años) estimulamos el reconocimiento de números y potenciamos el aprendizaje. Ella sólo conoce los números del 1 al 4. Lo que hago es ayudarla a aprender números nuevos, reduciéndolos a unidades, para ayudarla a que poco a poco se aprenda los números del 1 al 9. Simplemente cuando miramos el número del cromo se lo leo de modo que el 39 se convierte en 3 y 9. Luego busco la página donde sale el cromo a enganchar y ella busca el número en el álbum (no sabe leer de que número se trata, pero es capaz de reconocerlo). Al principio le costaba un poco, pero enseguida entendió la tarea y ahora los encuentra todos.

  • Concepto mayor y menor que: con Erik trabajamos el tema de un modo más complejo, ya que con 5 años ya es capaz de leer los números de dos cifras. Los de tres cifras, no obstante, le son prácticamente desconocidos, así que o los descompone en unidades o se los leo primero yo y luego él se va acordando. Ahora estamos trabajando para que busque por sí mismo la página en la que aparece el número del cromo a enganchar. De este modo trabajamos el orden de los números e introducimos conceptos como el mayor y el menor que. Con los números de dos cifras se aclara bastante, pero los de tres lo traen por la calle de la amargura. Aunque poco a poco, va mejorando!

  • Motricidad fina: abrir un sobre de cromos sin romper lo que hay dentro, es todo un arte, y mis peques ya lo tienen dominado. Por otro lado, despegar el papelito de detrás de los cromos y pegarlo adecuadamente, tampoco es tarea fácil. Erik ya es un profesional del tema, y Helia de momento necesita ayuda para realizar la labor. Poco a poco, irá adquiriendo mayor control y destreza en los movimientos, y en cualquier momento nos sorprenderá siendo capaz de enganchar cromos sin apoyo.

  • Tolerancia a la frustración: esperar con ilusión a que te compren algún sobre de cromos, llegar a casa lleno de felicidad, abrirlo... y comprobar que casi todos son repes.... es algo que cuesta de sobrellevar. Pero a todo se aprende, y a gestionar la frustración, también. Poco a poco, van asumiendo que no siempre nos tocan los cromos que queremos, y que es algo que no podemos modificar. A la peque le costó bastante entender porque no podría enganchar algunos de los cromos que le salían... y que significaba que fueran repes. Tras la primera rabieta.... lo lleva algo mejor! También gestionamos la frustración cuando se dejan de vender los cromos de la colección y ha quedado inacabada. El año pasado Erik lo aceptó muy bien. A ver que tal se le da a Helia! Es un modo de que vean que a veces las cosas no salen como querríamos y que tampoco es el fin del mundo...si el álbum no se pudo completar. Tal vez el próximo lo completen...es la magia y el atractivo de las colecciones!!

  • Paciencia: no solemos comprar los sobres de cromos de uno en uno... la mayoría de las veces compramos 4. Pero eso no significa que los podamos abrir todos de una sola vez nada más llegar a casa. Los peques ya saben que como máximo abriremos un par de sobres. El resto los guardamos para abrir otro día. Aunque al principio la norma costaba un poco de aceptar... y solían pedir abrir "uno más porfaaaaa", ahora lo tienen muy asumido y abren los que tocan y guardan el resto sin rechistar.
Así que como veis, en esta casa los álbumes de cromos dan muuuucho de sí y los amortizamos muchísimo trabajando muchas cosas.

Y tu? Compras álbumes de cromos a tus hijos? Los utilizas para fomentar el aprendizaje en tus hijos??

4 comentarios:

  1. Que interesante!! Nunca le había visto este lado educativo, coló tu dices solo veía sacacuartos...Cuando el Cucu tenga la edad seguro que me animo también!! Saludos!!

    ResponderEliminar
  2. A veces, hasta que no pruebas algo, no ves todas sus posibilidades!!! Saludos y gracias por comentar!

    ResponderEliminar
  3. Qué post más interesante!!! La verdad es que yo tampoco me había parado a pensar los beneficios que conllevan los álbumes . Bravo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces hasta la cosa más sencilla si te paras a pensarlo, tiene su lado pedagógico!
      Un abrazo!!

      Eliminar