3 mar. 2016

Hoy no me vas a comer! He dicho!

Hay días en los que la vida parece querer comerte. Así, porque sí, con premeditación y alevosía.

A veces estos días se ven venir... otras veces no... y te arrasan como tren de mercancías.

Ayer fue uno de esos días. Días que empiezan mal nada más poner un pie en el suelo. Días en los que de repente tu cuerpo sangra cuando no debería hacerlo (obviamente a causa de un estrés que crees tener bajo control...pero tu cuerpo te sorprende gritando que NO!).

Días en los que el ferrocarril te deja tirada en medio de la nada... porque unos estudiantes en huelga han decidido invadir las vías. Y te ves obligada, a esperar pacientemente a que el servicio se reanude....

Días en los que tenías a ocho personas citadas a las 10 de la mañana... y vas comprobando con horror... como a las 9 tu sigues tirada en medio de la nada.

Días en los que recibes una llamada de una colega de profesión que quiere explicarte un caso... y como estás tirada en medio de la nada y pendiente de la megafonía, apenas das pie con bola... Días en que la llamada se corta hasta tres veces, porque el ferrocarril reanuda su marcha y justo atraviesas todos los túneles habidos y haber....

Días en los que corres como una loca para conseguir llegar a tu puesto de trabajo sólo con diez minutos de retraso... para descubrir con horror que de las ocho personas que tenías citadas no se ha presentado... ninguna!! (ninguna?? o venga va... en serio???).

Días en los que te dices: hoy me saco un café de la máquina, porque al menos merezco eso! Y te das cuenta que no llevas ni una sola moneda.... y que no hay ningún conocido a quien pedirle prestado...

Días en los que al llegar a casa y recoger a los peques acabas perdiendo los nervios con ellos....con ellos!!! que en realidad nada hicieron más que remolonear a la hora de ponerse el pijama.

Días que terminan contigo llorando en un rincón... en el suelo de la fría cocina... pensando.... basta ya!!! no puedo más!!!!

Por eso, hoy decidí que sería un gran día. Un buen día.... un día de esos en los que no me dejo comer por la vida.

De modo que cuando, a causa nuevamente de la huelga de estudiantes, el ferrocarril me abandonó otra vez en medio de la nada, me dije: hoy no me vas a comer! Hoy te como yo ha ti! He dicho!

Los del ferrocarril, que ya se debían oler el percal de hoy, habían puesto un servicio de autobús para unir las dos estaciones que quedaban cortadas. Con una sonrisa, acepté mi destino y subí al corcel blanco de la salvación (o sea a un bus con toda la gente del andén empujando para ver si cabíamos).

Bajé del bus, repitiendo mi mantra, cogí nuevamente el ferrocarril... llegué a la estación a las 9.15, corrí como loca... y conseguí llegar a la oficina a las 9.32. Allí me esperaba la chica con la que había quedado a las 9.30, puntual... como debe ser! Casi se me car la lagrimilla! Hoy sí!

Hoy vinieron los tres que tenían que venir, una faltó pero se excusó por ello. Hoy llegué a casa relajada y disfruté de una tarde entera con mis peques. Hoy no hubo gritos ni posibles enfados. Hoy gané yo la partida.

Eso sí... mi cuerpo volvió a sangrar... recordándome que no voy por buen camino... y que si estiras mucho una cuerda...al final se rompe.

6 comentarios:

  1. La actitud que tengamos es muy importante!! Si disfrutamos de la vida todo viene más rodado. Aunque hay días que cuesta...saludos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí. La actitud es fundamental, si analizas desde un prisma positivo todo lo que te pasa, lo sobrellevas mejor. Pero a veces... no puedes lograrlo por más que te esfuerces :-(

      Eliminar
  2. Felicidades!! Le has ganado la partida al pesimismo. Te entiendo porque yo he tenido días así. Días en los que estas taaaan cansada. Y el más inocente paga el pato y te sientes fatal, pero... ¡eres una persona! Igual que los que te rodean y que también tienen esos días. Sin tristeza no hay felicidad. Ánimo y que todo mejore mucho mucho. A sangrar te refieres a la regla? Porque a mí últimamente me pasa lo contrario. Como me ofusque mucho una temporada se me retrasa y estoy un mes o más con dolores e hinchada. Buuuf

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, somos personas, con lo bueno y lo malo que esto conlleva. Hay que saber aprender, y sobretodo reconocer los errores y pedir perdón. Todos tenemos malos días, y días en los que perdemos los estribos.
      Sí, me refiero a la regla. Tomo la píldora... así que en teoría está muy pautado cuando hace su aparición... pero en épocas de estrés... se anima y aparece cuando le parece!

      Eliminar
  3. Vaya tela! Esos días son para no levantarse de la cama y no salir en todo el día pero eso es imposible...yo tengo una teoria si la leche del café se me derrama por la cocina es que el día va a ser una caca... supongo que ya voy predispuesta a ello y x eso es una mi**da... es verdad que siendo positiva (cosa que casi nunca he sido) la visión de las cosas cambian, pero una tiene esa personalidad y es chungo cambiarlo, mucho animo hay rachas asquerosas, a ver si el tiempo va mejorando y nos animamos más!

    ResponderEliminar
  4. La verdad es que yo llevo una racha... que ya tengo ganas de que pase. Espero que poco a poco las cosas vayan saliendo un pelín mejor!

    ResponderEliminar