16 dic. 2016

Superada por el cierre y la tutoria final

Hoy es viernes! Viernes de literatura, viernes de literatura infantil, viernes de... cuento!
Y hoy, hoy no hay cuento. Y diréis ¿por qué? Porque estoy superada sobretodo a nivel emocional por el cierre del programa en que trabajo y por las tutorías de fin de programa y despedida de los participantes.

Ahora vivo un momento complicado. Tengo mucho trabajo administrativo por hacer... informes, memoria de programa, informes de resultados... papeles y papeles.... Y en medio... 20 chavales que voy viendo para cerrar el proceso y despedirme de ellos.

Trabajo, como ya sabes si eres lector@ habitual, como orientadora laboral . Este año he estado en un programa, que consistía en acompañar a 20 jovenes desde enero a diciembre, para tratar de ayudarles a lograr sus objetivos. Un año a su lado... da para mucho... da para encariñarse.
Ayer fue un día emocionalmente fuerte, un día difícil, duro... de esos que hacen que se remueva todo... TODO dentro de ti.

Ayer hicimos un pica pica de despedida con los seis chavales que pudieron venir. Fue difícil estar sereno... pero se consiguió. Y creí que saldría victoriosa del mal trago... pero... no.

Que una persona te mande una foto suya en su puesto de trabajo y te ponga la notita de que gracias ( en parte, porque insisto el GRAN mérito siempre es de ellos) a su paso por el programa a conseguido su primer trabajo "estable" en aquello para lo que estudió... hace que algo se remueva en tu interior.

Que otra persona rompa a llorar y se te abrace, porque no quiere que el programa se acabe... porque ha encontrado en él el apoyo que no está recibiendo de amigos y familiares... que tu la abraces más fuerte aún porque has roto a llorar y no quieres que se dé cuenta... Porque en algún lugar del manual del buen orientador (ese que yo no sé ni donde guardé... y que tal vez ni leí) intuyo que pone que no es profesional emocionarte y llorar... Y serenarte enseguida para darle el apoyo que necesita y comprometerte, una vez más, a que harás lo imposible para no dejarla caer. Lo imposible.

Que no te hayas recuperado apenas de esto y llegué una persona de las que peor lo ha pasado este año... con una de esas vidas de película... pero de horror... y que apenas has podido ver en todo el año por todo lo que le ha ido pasando... y se disculpe por no haber venido... Y lo remate todo al decir que cuando veía un privado en el facebook conmigo de remitente pensaba: bueno! Al menos mi día hoy tendrá algo bueno.... El programa se acaba... pero los mesajes de ánimo y aliento le van a seguir llegando.

Que otra persona venga, para rematarte a nivel emocional, y te entregue una caja de bombones... y te diga que está muy agradecida... por todo! Por el apoyo, la formación, el trabajo...

Y entonces yo, agarro mi pelota emocional, la meto en mi mochila y me vuelvo a casa... con mi marido y mis hijos...

Hoy puede que no haya reseña literaria, pero hoy hay cuento... este cuento... mi cuento... mi trabajo... mi vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario