20 sept. 2015

Organizando desayunos y meriendas para el cole

Este año he tomado la decisión de ser más organizada con los pequeños temas de los niños, para que mi vida resulte algo más fácil.

Mis hijos toman un pequeño desayuno en casa, y luego llevan un segundo mini desayuno para tomar en el colegio, antes de salir del recreo. A parte de esto, cada día, les llevo la merienda a la puerta del colegio, para dársela en cuanto salen (pues tienen más hambre que un lobo!).

El año pasado improvisaba diariamente lo que les ponía en cada caso, y fue un poco desastre la verdad. Había días que me costaba recordar lo que les había puesto el día anterior. Por otro lado, por las mañanas viene una chica a casa, que es la que se encarga de levantarlos, vestirlos, darles el desayuno y llevarlos al cole. Y podía pasar que ella les pusiera de desayuno lo mismo que yo había cogido para llevarles de merienda.... y claro,  tenía que escuchar a mi hijo diciéndome: esto ya me lo ha dado María por la mañana. O eso, o me tocaba correr a un super para hacerme con una merienda distinta, cosa que cuando vas con los minutos contados, estresa un pelín.

Así que este año decidí evitar esa situación y organizar esas tres pequeñas comidas con antelación. De este modo, María y yo no nos solapamos, y puedo planificar bien la compra para que tomen algo distinto cada día. Por otro lado, evitamos las divagaciones matutinas de los peques que tanto retrasaban su desayuno. Cuando se levantan María ya les tiene preparado lo que toca, y no hay discusión posible: se sientan y se lo toman. Ya no se da la eterna conversación: que queréis desayunar?, no eso no, eso ya lo tomasteis ayer, venga decidme que queréis tomar que llegaremos tarde... Eso, lo dejamos sólo para el fin de semana, cuando el reloj no apremia.

Mi planificación la he hecho siguiendo mi lógica, adaptándome a los gustos de mis peques de 2 y 5 años. Puede que no sea la más equilibrada desde el punto de vista nutritivo... pero de momento cumple su función de facilitar mi vida y la de María! Las meriendas deben ser de fácil conservación, pues salen conmigo de casa a las 7 de la mañana y por lo tanto las he de preparar el día de antes.

LUNES: en casa, para facilitar las cosas por ser de por sí un día difícil, desayunan un wiki con un vaso de leche. Así sé que se lo tomaran a buen ritmo y empezaran la semana de buen humor. Para el cole unas galletas tipo María, sin chocolates ni mandangas, fáciles de tomar y no muy pringantes. Acompañadas de un zumo de esos que llevan leche. De merienda les llevo minibocadillos, de pavo o de queso (que es lo que más le gusta a mis peques) con zumo de frutas.

MARTES: en casa piquitos con queso y pavo, y zumo de frutas. En el cole fruta pelada y troceada (esto lo hace María por la mañana para que no se ponga muy "chuchurrída"). Y de merienda barrita de cereales con batido de chocolate.

MIÉRCOLES: en casa tazón de leche con cereales. En el cole un minibocata con un zumito. Para la merienda plátano (la fruta que mejor puedo llevar y se pueden comer más fácil mientras caminan).

JUEVES: en casa piquitos con queso y pavo con zumo de frutas. En el cole fruta troceada y pelada. Para merendar lo que la abuela lleve, ya que ese día lo recoge ella y por lo tanto, yo me despreocupo del tema. Conociéndola les llevará algún bizcocho casero, o alguna galleta que lleve los dibujos animados de moda que le hayan dicho que les gustan.

VIERNES: en casa unas galletas con vaso de leche. Para el cole unos picos con pavo, queso o fuet con zumo de frutas. Luego ya para la merienda wikis con batido de chocolate (que es viernes y conviene desmelenarse).

El fin de semana es libre. Ahí si que tenemos tiempo para que tarden sus buenos quince minutos decidiendo que les apetece.

En función del resultado que vayan dando desayunos y meriendas los iré modificando. Por ejemplo, en casa según el plan inicial tenían que desayunar queso y pavo con tostadas... pero visto el éxito, cambié las tostadas por piquitos y el resultado mejoró exponencialmente. La peque no lleva ninguna bebida al cole, porque en P3 no les dejan llevarlas (por lo visto se dedican a regar las mesas con zumos y batidos). Así que las bebidas sólo las llevan los desayunos del "grandullón".

Las mañanas discurren mucho mejor con este sistema. Mis "menús" son sólo un ejemplo, adaptaros a los gustos de vuestros peques y las normas de cada centro escolar. Eso sí, planificar con antelación estas tres pequeñas comidas diarias me ha ayudado mucho y ha cambiado las mañanas de mis peques.

Y vosotr@s, planificáis estas comidas o improvisáis cada día?

2 comentarios:

  1. Me encanta!!

    voy a copiar el plan, adaptando a los gustos de mis peques! a los mios no les dejan llevar nada de bebidas, ni al mayor! y los miercoles toca fruta para todos, asi que algo más facil lo tengo! para mi lo peor es la merienda, porque como dices cuando vas directa del trabajo y sin tiempo de nada es complicado!

    Un petó Vane!!

    ResponderEliminar
  2. Me alegro de que te guste y te venga bien la idea! Te ahorras las bebidas y el desayuno del miércoles ya lo tienes fijo. A veces las normas de los coles nos ayudan. La merienda yo la suelo preparar la noche anterior, porque sino es un desastre. Bocadillos, barritas de cereales y plátanos son mis grandes aliados.
    Un abrazo

    ResponderEliminar