7 jul 2021

Casales por diversión

Suele ser habitual, con la llegada del verano y las vacaciones escolares, tener que verse en la obligación de inscribir a los peques de la casa en algún que otro casal para poder ir a trabajar. 

Normalmente buscamos un casal que esté cerca de casa o del trabajo, que encaje por horario, y que tenga un precio asequible.

Ya sabes, la archifamosa conciliación, nos obliga a priorizar parámetros que desde luego no siempre coinciden con las preferencias de los implicados: los pequeños de la casa.

Y aunque siempre lo acaban pasando bien, lo habitual es que lamentablemente no puedan elegir.

El año pasado, con el confinamiento, en nuestro caso no fueron necesarios los casales de verano. Estábamos papá y yo teletrabajando en casa, y optamos porque ellos se quedasen aquí también. Con no poca imaginación y colaboración por parte de todos los implicados, sacamos el verano adelante cumpliendo con las obligaciones laborales.

Este año los casales tampoco son necesarios. Papá ya acabó los cursos que tenía agendados, y por el momento disfruta de las "vacaciones del autónomo", sin obligaciones... ni remuneración.

Así que los peques podían quedarse sin problemas a su cuidado, mientras yo sigo trabajando. Este año no teletrabajo todos los días, ni todas las semanas... por lo tanto no tengo disponibilidad de tenerles conmigo todo el rato.

Pero pese a no ser necesarios.... decidimos preguntar, por una vez en la vida, a la parte interesada, si les apetecía hacer algún casal. Y decidieron que sí! Pero no cualquier casal... sino de temáticas específicas. No valía el de al lado del trabajo, el de al lado de casa, o el del horario más "amplio". 

Así que este año los casales son por diversión, y elegidos plenamente por ellos.

Eso sí, no han podido elegir todo lo que querían ni durante todo el tiempo que hubieran querido. Pues el factor económico está ahí, y no todo podía encajarse. 

Este año Erik ha hecho un casal de ajedrez durante una semana en un pueblo cercano al nuestro. El precio era asequible, y papi podía llevarlo por las mañanas y recogerlo sin problemas.

Ahora está disfrutando de otro casal. En este caso se trata de un casal de baseball de dos semanas!!!

Como ya sabes el baseball es un deporte que entusiasma al pequeño grandullón desde hace tiempo. Lamentablemente en nuestra comarca no hay ningún club donde pueda practicarlo. Así que tras buscar y buscar... en otra comarca vecina, sí encontramos un casal de nueve a dos del medio día, con un precio sorprendentemente super asequible.

Así que papá conduce una cerca de una hora cada día para llevarle al casa... y cerca de otra hora para traerle a casa. Si no se queda allí con la peque, haciendo "turismo" o encargos en el centro comercial cercano.... hay que sumar dos viajes más en coche! Así que para que disfrute de este casal, el sacrificio en tiempo y viajes en coche que hace papá y de rebote su hermana... es considerable.

Durante el año no podemos permitirnos apuntarle a entrenar en su amado deporte. Te imaginas conducir tres tardes a la semana dos horas entre ida y vuelta... teniendo que quedarse papá allí esperando durante todo el entreno, y combinando eso con el horario escolar y de trabajo? Imposible.

Pero ahora, aunque es un todo un panzón.... es posible, y sarna con gusto...no pica!

Respecto a la peque de la casa su opción ha sido elegir unas colonias que organiza el club de rítmica al que asiste durante el resto del año. Serán 4 días en un hotel de alta montaña, entrenando y practicando el deporte que más le gusta. Además de, claro está, disfrutar de ratitos de piscina, juegos y entretenimiento. 

Tendrá que esperar a septiembre para disfrutarlas. Pero era lo que más ilusión le hacía hacer.

Sacrificio económico, por sobre todo... sacrificio logístico y temporal. Pero por una vez nos apetecía que hicieran los casales por elección propia, para vivir y disfrutar el verano haciendo actividades que les gustan. Y no como es habitual.... como una obligación para que su padre y su madre puedan conservar su puesto de trabajo.

Y tu, este año, ¿has tenido que recurrir a los casales por obligación? o ¿te has podido permitir que tus peques decidieran su opción?

1 comentario:

Por la entrada en vigor del Reglamento General de Protección de datos te informo que al pulsar en el botón de "publicar" estarás aceptando la política de privacidad de este sitio.
La única finalidad es gestionar y moderar los comentarios. Tus datos estarán ubicados en los servidores de Blogger y no serán utilizados con fines comerciales ni publicitarios.
Responsable: Vanesa A.
Contacto: diariodeunamadresuperada@gmail.com