23 abr. 2016

Mi mejor amigo - Literatura infantil

Cuando Erik era pequeño le escribí un cuento.... hoy con motivo de la diada de Sant Jordi lo comparto con vosotros para que lo disfrutéis con vuestros hijos.

FELIZ SANT JORDI!


MI MEJOR AMIGO


Aquella mañana Erik se despertó risueño y contento, como todas las mañanas! A ojos de cualquiera hubiera podido parecer una mañana corriente, otra de tantas... pero Erik sabía que era una mañana diferente... diferente... y especial! Erik había tomado una gran decisión: ese día iba a encontrar a su mejor amigo!
 
Cuando después del desayuno su mamá le metió en la cuna para hacer la siesta, Erik se sintió feliz. Esperó a que su mamá abandonase la habitación y entonces buscó a su compañero de cuna: Osomono.

Osomono era un osito de felpa marrón con cara de mono y cuerpo de oso. Le había acompañado en su cuna desde que era bien pequeño y siempre le había cuidado por las noches, mientras dormía. ¿Quién mejor para ser su mejor amigo?

Erik agarró a Osomono de la pata, se lo acercó y le preguntó:
 
-          Osomono, Osomono, ¿quieres ser tú mi mejor amigo?

-          Lo siento Erik, no puede ser .- contestó Osomono.

-          ¿Por qué no? .- dijo Erik con los ojos llenos de lágrimas.

-          Yo ya tengo un mejor amigo: Rizo, el erizo que fue a verte al hospital el día que naciste.

 Erik quedó muy sorprendido y triste. Osomono ya tenía un mejor amigo, y Rizo también. “Bueno, pensó Erik, no pasa nada. Tengo muchos amiguitos en mi habitación, seguro que alguno quiere ser mi mejor amigo!”

El pequeño Erik se quedó dormido hasta que su mamá le despertó. Su mamá le llevó a la mantita de juegos. Erik se puso muy contento porque allí le esperaban muchos amiguitos. Alguno de ellos se iba a convertir en su mejor amigo!

 Durante sus juegos Erik preguntó a Zebra si quería ser su mejor amiga, pero esta ya era la mejor amiga de Pato, Osito tenía a Osita, Burrito a Hipopótamo, los caracoles se tenían el uno al otro...
 
Cuando después de comer su mamá le puso de nuevo en la cuna, Erik estaba destrozado! No paraba de llorar... Su mamá no parecía entenderle... le dio el chupete, le puso al lado de Osomono y se marchó.

Cuando su mamá se fue, Osomono habló:

-          ¿Qué te pasa bebé? ¿No quieres dormir?

-          No es eso Osomono .- dijo Erik con la voz entrecortada por los sollozos .- He pasado el día preguntando a los animalitos de casa si querían ser mis mejores amigos y ninguno de ellos ha aceptado.... ¡Creí que me queríais!!

Osomono miró a Erik entristecido.

-          Claro que te queremos pequeño! Yo mismo te quiero con locura! Prácticamente desde que llegaste a casa con tus padres te pusieron junto a mí, y me encomendaron la difícil misión de cuidar de ti mientras ellos dormían. Y he cumplido con mi misión lo mejor que he podido. Nunca te he dejado sólo, nunca te he fallado, verdad?

-          Y entonces... ¿por qué no quieres ser mi mejor amigo? ¿Por qué ninguno de mis animalitos quiere serlo?

-          Nosotros somos peluches bebé. En nuestro interior late un corazón de felpa. Tu corazón es diferente. Por eso elegí a Rizo para que fuera mi mejor amigo. Él también tiene un corazón de felpa y por eso puedo compartir con él cosas que tú no podrías entender. Ese es el motivo por el cual ninguno de tus animalitos te ha escogido como mejor amigo.

-          Creo que lo entiendo Osomono.

-          Lo que tienes que hacer pequeño bebé es buscar a alguien como tú, con un corazón humano, a otro bebé con el que puedas tú también compartirlo todo. Ese será tu mejor amigo.

-          ¿Y donde encuentro yo a otro bebé? En casa soy el único, no hay otro!


Erik se entristeció por no poder tener de mejor amigo a ninguno de sus animalitos, aunque se sintió muy aliviado por saber que aún le querían y le apreciaban.

Pero aún le quedaba un asunto por resolver. ¿Dónde podía encontrar a otro bebé que quisiera ser su mejor amigo?

De repente se acordó de Él! Claro! El “bebé del espejo”! Con Él compartía muchas cosas! Era un bebé y parecía ser de su edad y tamaño. Tal vez Él quisiera convertirse en su mejor amigo!

Tras la siesta vino la merienda. Erik estaba impaciente por ver a “Bebé del espejo”. Cada día solía verle un par de veces, en casa en la habitación de sus padres; o en la calle mientras paseaba con mamá y papá. Era obvio que compartían muchas cosas ya que siempre se encontraban!

Durante el paseo de la tarde no lo vio... ¿dónde se habría metido? En casa tampoco lo había visto... Ya casi había perdido la esperanza de verlo ese día cuando de repente, estando en brazos de papá camino de la bañera le vio delante suyo.

-          “Bebé del espejo”!.- grito Erik contento.
 
El “Bebé del espejo” parecía mirarle feliz, sonriente. ¿Sería el momento apropiado para preguntar?

Erik dudó, miró a “Bebé del espejo” que a su vez le miraba también. Esperaba que no le rechazara... porque si lo hacía... ¿quién le quedaría?.

Miró a su papá, que también estaba sonriendo. Se armó de valor, se giró, miró a “Bebé del espejo” y le dijo:
 
-          “Bebe del espejo”, “Bebé del espejo”, ¿quieres ser mi mejor amigo?

Para su sorpresa... “Bebé del espejo” le hizo la misma pregunta! En aquel mismo instante! Por lo visto los dos habían tenido la misma idea... a la vez!

Los dos se rieron mirándose atentamente. Eran el uno para el otro!
 
Cuando Erik se acostó aquella noche en su cunita se sentía muy feliz. Llamó a Osomono y al resto de sus amiguitos de peluche y les anunció sonriente:
 
-          Por fin he encontrado a mi mejor amigo!

Todos sonrieron alegres por la buena noticia.

-          De quién se trata?.- preguntó Osomono.

-          Del “Bebé del espejo”!.- gritó Erik lleno de felicidad.
 
Osomono rió y besó la frente del pequeño Erik con cariño.
 
Sin lugar a dudas Erik se sentía feliz con su nuevo mejor amigo... y al parecer “Bebé del espejo” también!.



6 comentarios:

  1. Que chulo!! Se lo leeré al Cucu. Gracias por compartirlo! Un abrazo!

    ResponderEliminar
  2. qué bonito y original :) es precioso el cuento. Feliz Sant Jordi! besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Marta! Disfrute mucho escribiéndolo y leyéndoselo a los peques! Feliz Sant Jordi guapa!!

      Eliminar
  3. Que hermoso y entretenido, me hizo quedarme leyendo hasta el final, muy original, realmente me encantó, un abrazo!!!

    ResponderEliminar
  4. Me ha encantado el cuento!! Además es muy original!! Besos

    ResponderEliminar