1 feb. 2017

El Puente de la Miel

Los Reyes Magos siempre nos traen algún que otro juego de mesa, ya que saben que nos gustan y que les damos mucho uso.

Este año, sorprendieron a Helia regalándole de forma totalmente inesperada El puente de la miel de la Abeja Maya, en casa de sus abuelos.

El juego es bastante sencillo y divertido. De mecánica similar al parchís, pueden jugar hasta 4 personas de a partir de 4 años de edad.



Como podéis ver, cada jugador tiene 4 fichas que representan a alguno de los simpáticos personajes de la serie. El dado, está alojado en el centro del tablero, de manera que no se puede perder ni caer al suelo (cosa que es importante cuando juegas con niños pequeños, sino quieres pasarte la mayor parte del tiempo buscando por los rincones). El mínimo para poder  jugar son dos personas.

Empieza el jugador que saca el número más alto en la primera tirada del dado. Para sacar una ficha es necesario que saques un seis. A partir de ese momento, tu ficha puede ir avanzando por el tablero en sentido horario. El objetivo es conseguir que tus cuatro fichas lleguen a casa (al centro del tablero).

Si sacas un 6, puedes volver a tirar (como en el parchís), si caes en una casilla que ya estaba ocupada por la ficha de otro jugador le envías a la casilla inicial (igual que en el parchís!) pero no te cuentas 20... simplemente sigues jugando. Esto lo hace más sencillo que otros juegos, porque con 4 años, es muy complicado contar hasta veinte, y de este modo se simplifica bastante la mecánica.

El recorrido en cuanto a casillas me da la sensación de que es más corto que el juego típico de parchís, por lo que las partidas son más rápidas.

La parte emocionante del juego, la ponen los 4 puentes que encontramos en el recorrido. Si tu ficha cae en una casilla determinada del puente, puedes optar por "desplazarlo" con la mano, y eso provoca que si una ficha rival está en el puente en ese instante, cae al agua y debe volver a la casilla de salida y esperar a que le salga un seis para poder volver al "terreno de juego". El puente se vuelve a colocar bien de inmediato, para que el resto de jugadores lo puedan cruzar.

El juego nos permite trabajar con los peques sus capacidades numéricas (han de ir contando las casillas para poder avanzar), su tolerancia a la frustración (cuando un rival les tira del puente o cae en su misma casilla y les hace volver a empezar el recorrido, o cuando el dichoso 6 no sale y no pueden sacar ficha), su motricidad fina (al coger las piezas para desplazarlas y tenerlas que colocar en las casillas correspondientes) y su atención (si la partida dura demasiado... a veces se dispersan...).

A nosotros nos ha gustado bastante, porque permite que la peque, a sus 4 años de edad, se introduzca en juegos de tipo parchís con una mecánica más sencilla y asequible.

Conocías este juego? Qué te ha parecido?

2 comentarios:

  1. Papiprimerizo2/2/17 00:05

    Parece un juego sencillo, pero si le atrae por la forma de jugar o por los dibujos, bienvenido sea.

    Yo es que soy (al menos por ahora, a ver dentro de un par de años) de bajar las reglas de un juego para adaptarlo, no comprar versiones Junior, aunque a cortas edades igual es lo mejor... Ains que lío.

    Igual la oca le va bien también ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A nosotros nos lo regalaron los abuelos... bueno.. a la peque, y ya que está en casa... le sacamos jugo!
      Lo de adaptar las reglas de otros juegos ya existentes en una muy buena opción :-)
      Un abrazo y gracias por comentar!
      Ah! Y me anoto lo de la oca! Aunque no la tenemos... pero... puede ser apuesta de futuro!

      Eliminar