8 feb. 2017

Viendo VAIANA con los peques

Estas vacaciones de Navidad, fuimos al cine con nuestros peques a ver Vaiana. Aprovechamos que para el cumple de Helia nos habían regalado dos entradas para los peques y la fuimos a ver en familia.

La peque fue la encargada de elegir la película que quería ver, y lo tuvo claro desde el primer momento! Había visto la publicidad en la tele y quería ir al cine a ver a aquella simpática y aventurera jovencita que tenía por amigo a un semidiós tatuado.


Fuimos a ver la película a los cines El Punt de Cerdanyola, cosa que fue todo un acierto. La proyectaban en una sala pequeñita y acogedora de unas 28 butacas, y estábamos en primera fila, lo que daba cierta libertad de movimientos a los pequeños.

Libertad que no aprovecharon para nada, pues los dos quedaron petrificados en sus asientos nada más empezar la película, y sólo pudimos "arrastrarles" de allí cuando finalizaron los créditos. La pequeña Helia, que suele ver las películas al estilo "inquieto" (ahora me levanto, ahora comento, ahora me arrullo en el asiento, me giro, me vuelvo a levantar...), permaneció en total silencio no perdiéndose un detalle.

Y es que no es para menos! La película bien lo valía! Toda la familia salimos encantados de verla, y con las cancioncillas de la banda sonora grabadas hasta la médula.

Vaiana es la hija del jefe de una tribu de Polinesia, y está destinada a "hacer grandes cosas" en su isla. Ella se esfuerza por ser la hija perfecta que su padre querría... pero desde bien pequeña siente la llamada del mar. Hay un instinto, una fuerza interior que la anima a navegar.

Las historias de su abuela, que es la que la comprende y la apoya, la animan y le dan fuerzas para zarpar en busca de Maui, un semidiós muy peculiar que cometió un error de fatales consecuencias cuando trataba de impresionar a la humanidad.

Vaiana deberá convencerlo de hacer lo correcto, cosa nada fácil, pues Maui no parece estar muy por la labor.

Al final, Vaiana se dará cuenta de que por si misma puede lograr más cosas de las que imaginaba, y Maui... en fin... comprenderá que a veces merece la pena arriesgar lo más preciado por hacer lo que se debe hacer.

Guardo un recuerdo muy entrañable, porque vi la película un día antes de que mi contrato finalizase. Mi último día de trabajo, tenía una entrevista... que podía abrirme puertas... pero que no me apetecía hacer. Y viendo Vaiana, escuchando su determinación tomé la decisión: cogería mi currículum, levantaría mi cabeza y me encaminaría a la entrevista para superarla... sin esperar a que ningún "semidiós" (o empresa) me sacase las castañas del fuego. Fuere como fuere, la entrevista fue bien... y empecé a trabajar de nuevo a mediados de enero como ya sabes.

Para mí es una película muy recomendable, con grandes escenas y personajes. Especial mención merece el pollo... que nos enseña que absolutamente todos tenemos un lugar en el mundo y servimos para algo (aunque a veces... no resulte obvio ni fácil de ver).

El papel de los padres de Vaiana y de la abuela también me gustaron mucho. Los unos tratando de convencer a su hija para que hiciera lo que pensaban que era mejor para ella, y para su tribu.... y la otra impulsándola para que cumpliera sus sueños.

Y tu? La has visto? Te gustó?


4 comentarios:

  1. Yo fui a verla con mi sobrina de 3 años y menuda pelicula nos dio! No queria estar en silencio, todo lo comentaba jajaja, pero aun asi la disfrutamos mucho! A mi me encantó!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay pobre!!! Igual tenía el día movido! Mi hija tiene ya 4 años, y esta película la hipnotizó.
      Una semana más tarde fuimos a ver Rogue One y falto poco para liarla. No había manera de que se estuviera un poco tranquila :-)
      Me alegro de que la peli te gustase!!!

      Eliminar
  2. Tengo ganas de verla!!besos

    ResponderEliminar