18 oct. 2016

De lo que una madre no puede hablar

Hay veces, que nos suceden cosas... en nuestro día a día... como madres. Cosas, de las que te apetecería escribir, que te apetecería contar, pero no lo haces. Cosas que vas guardando dentro de ti, a sabiendas que tarde o temprano saldrán.

Estos días, ando "metida" en una de esas cosas. Es un tema relacionado con mi hijo mayor, es un tema que preocupa y duele. Es un tema en el que estamos trabajando y que estoy segura en breve se resolverá. Pero es un tema del que hoy aún no puedo hablar.
Puede que os preguntéis por qué? Por qué no puedo hablar con mi libertad habitual? Por qué es un tema del que me avergüenzo? Por qué es un tema que me causa pudor o reparo? Por qué es un tema que puede hacer peligrar mi "imagen de madre"?

No. Rotundamente no. No es algo de  avergonzarse, ni de lo que tener reparo o pudor, y mucho me temo... que jamás he cultivado una imagen de supermadre precisamente. El nombre de mi blog... mi fotografía... lo dicen todo. Este no es el espacio de una madre perfecta, ejemplo a seguir por nadie. Es simplemente mi espacio. El de una madre normal, que lucha por no ser absorbida por la maternidad, y por sobrevivir a la "conciliación" laboral.

Y bien? El caso es que el tema está "caliente" en mi interior. No quiero dejarme llevar por mis sentimientos a la hora de escribir sobre ello... no quiero verme arrastrada y decir cosas que no piense, que no sienta... Quiero medir bien mis palabras. Quiero estar segura de poder decir realmente lo que quiero decir. Quiero que escribir sobre ello me libere de la carga que he sentido las últimas semanas y no que provoqué aún más dolor.

Hoy, al menos he podido reflexionar sobre ello, y pronto, podré hablar, ofreciendo una reflexión a lo madre superada.

Mientras tanto, seguiré respirando hondo, seguiré tomándome mi tiempo y seguiré escribiendo sobre algo más "banal", que no me remueva tanto en mi interior y no haga que mis emociones se desborden.

Y es que hay temas, que una madre debe procesar para poder después hablar.



8 comentarios:

  1. Te entiendo pero yo prefiero soltarlo en caliente que es cuándo más necesitas soltarlo. En mi blog lo hago cuando puedo porqué el tiempo se me escapa y después me puedo arrepentir pero lo bien que me siento al soltarlo... además yo un día veo las cosas blancas, al siguiente negras y a continuación pienso que el gris es preciso así que mi falta de constancia es mi constante �� y no pienso ganar ningún premio a la madre del año. Espero que mejoren las cosas, para lo que quieras ya sabes ande ando en Twitter.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias guapa! A mí es que hay cosas...que se me hacen bola, se me atragantan... y he de esperar a poder trágamelas para abrir la boca.
      Igual, luego pasa, que ya no necesito hablar de ello y queda en el tintero...
      Un abrazo!

      Eliminar
  2. Debe ser algo duro para que no lo cuentes desdramatizando como suele ser habitual. Te mando mucho ánimo y fuerzas para que lo sobrelleves como mejor puedas. Ya sabes lo que dicen después de la tormenta siempre llega la calma. Abrazos grandes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ha sido durillo, y como suele pasar en mi caso, cuando ya el tema parece estar solucionado...es cuando el estrés acumulado se desborda y me siento peor.
      Espero poder desdramatizar y darle un punto de humor al tema... o igual no :-)
      Un abrazo fuerte!

      Eliminar
  3. Tomate tu tiempo, tienes toda la razón, hay temas que merecen profunda reflexión; me gustaría que no te causara pesar o estrés pero en la vida tenemos estos momentos, estos retos. Cuando estés lista me encantará leer lo que tiene que decir está maravillosa Madre Superada!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y tanto, siempre hay situaciones que nos desbordan y se convierten en retos a superar. Que te lo digan a ti! Con todo lo que has superado en los últimos meses!
      Gracias por tu apoyo. Abrazos

      Eliminar
  4. Tómate tiempo cariñet. Respira y asimila.
    Sea lo que sea te aseguro formará parte de la etapa en la que está.
    Desde mi experiencia te aconsejo intentar relativizar y mucha paciencia.
    Bssstos, y para lo que necesites.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Relativizar y aplicar el filtro del humor es lo que siempre me funciona! Y seguro que en breve ya lo estaré haciendo.
      Es sólo que a veces, hay cosas que se convierten en pesadas cargas y el momento de levantar los brazos para lanzarlas lejos...justo cuando sabes que todo acaba... pero has de hacer ese último esfuerzo... para mi suele ser el más duro.
      Un beso

      Eliminar