19 feb. 2018

2018... ¿Y a ti qué te pasa?

Pues eso, ¿qué te pasa 2018? ¿Qué coño te pasa? ¿Yo a ti, 2018, a ti, qué te he hecho? 

Estaba deseando que el 2017 acabase, porque realmente fue un año muy malo, que acabó de traca, y por eso sólo quería que tu llegases y empezar una nueva etapa.

No, no es que tuviera grandes expectativas puestas en ti. No esperaba que me tocase la lotería, ni que la suerte me sonriera, ni que fuera "mi año" , ni nada por el estilo. Sólo quería de ti algo de calma. Calma y tranquilidad, para seguir con mi vida y asimilar lo acontecido en el 2017.

Pero no, tu no podías respetar eso, y sólo llevabas 11 días aquí, y decidiste llevarte a mi abuela materna. Carajo, menuda entrada triunfal de las narices. Toda una declaración de intenciones, eh amigo? Llegabas lo que se dice, pisando fuerte.


Sí, lo sé... la abuela estaba muy mayor, y estaba lo que se dice "delicada" de salud. Era algo que ya esperábamos, que podía pasar en cualquier momento... pero tenía que ser en ese momento? No hacía todavía ni un mes que mi hijo había pasado por quirófano por segunda vez, y me dabas este mazazo. Nos dabas, a mí y toda mi familia. No nos dejabas recuperarnos.

Pese a todo, no quise pensar mal de ti.... Un fallo lo tiene cualquiera. No era una buena entrada, pero bueno... no quería juzgarte nada más conocerte.

Pero tío, lamento decirte que te estás luciendo. Porque ayer, ayer majo, cuando sólo había pasado poco más de un mes desde que te llevaste a mi yaya materna, coges y me robas por sorpresa a mi abuela paterna. Ahí es nada, la última abu que tenía. Y en sólo dos meses que te conocemos, has dejado a mis hijos sin bisabuelos.

Creo que me empiezas a caer bastante mal, y me estoy empezando a plantear pedir tu dimisión o algo... no sé... porque no me parece nada bien como estás gestionando esto.

Y lo de mis abuelas es la punta del iceberg, lo más visible, lo más hiriente... pero no... no sólo es eso, colega, y tú... lo sabes.

Porque claro, el 2017 mi marido lo acabó con un cólico nefrítico, el mismísimo 31 de diciembre. Y claro, ha empezado el año con pruebas, estudios metabólicos y ecografías... Para ver si pueden pautar algo que reduzca la posibilidad de que repita (pues ya lleva unos cuantitos cólicos a sus espaldas). Y tu, compañero, le has regalado dos minipiedrecicas, que amenazan con volver a provocarle dolor. Gracias.

A mi hijo le regalas unos simpáticos dolores en la oreja operada, de esos que nos crispan y ponen de los nervios, y nos hacen pedir cita con el médico para ver que dice. Lo de las bolas que lucen en mi garganta no son exactamente culpa tuya 2018, son mis "winflis" que del acojone están ahí instalados como un collar.

Pero, ah... no podíamos para ahí? No... claro que no, guapi! A los pocos días de empezar el año, empecé a notar un "simpático" picorcillo en los pies. Era rollo hormigueo... y sobretodo aparecía por las noches. Pensé que sería algo relacionado con la "circulación" y hice lo que haría cualquiera: lo ignoré.

Como vi que no desaparecía y muy al contrario empeoraba, decidí hacer la segunda cosa que haría todo el mundo: ir a la farmacia. Allí les expliqué que el picorcillo, ya venía a visitarme a cualquier hora del día, y que empezaba a ser muy molesto. Me dieron dos diagnósticos posibles: sabañones o infección por hongos.

¿Hongos? pero si yo no voy a la piscina ni nada! La farmacéutica me explicó que podían cogerse por secarse mal los pies al salir de la ducha, por sudoración excesiva, o incluso por llevar los pies dentro de un calzado mojado. Ahí, recordé esas veces que salgo de la ducha entre gritos de los peques y que apenas me seco... no ya los pies... sino el cuerpo entero! O la vez que llovió de camino al trabajo y pasé todo el día con los calcetines y los zapatos mojados... 

Pese a todo, abracé la opción "sabañonil" como la más amigable. Empecé a aplicar la pomada, y noté un pequeño alivio los primeros dos días... pero luego... luego ya vi que eso no acababa de funcionar. Y cabizbaja volví a la farmacia a comprar un antifúngico con el rabo entre las piernas.

Empecé a aplicarme la crema y pese a que los primeros días noté cierto alivio, a los cuatro o cinco días aquello empezó a empeorar. El picor, ya no tenía nada de gracioso, era realmente molesto y decidí hacer la tercera cosa que hacemos todos en estas situaciones: ir al médico de cabecera.

La doctora no estuvo muy "sembrada" ese día, la verdad. Me examinó y me dijo que mis pies se veían sanos, no tenían el "aspecto" que por lo visto tienen unos pies aquejados de hongos. Me sugirió que se podía tratar de una especie de reacción alérgica, y me recomendó sustituir el tratamiento antifúngico y poner una pomada con cortisona.

Lo hice... dos días. Y aquello dejó de picar, para pasar a arder literalmente. La quemazón era insufrible, y decidí dejar la pomada y volver a la anterior. Y hice la cuarta cosa que hacemos todos: pedir hora con el especialista, la podóloga.

Cuando me miró, confirmó que lo de la pomada con corticoides no había sido buena idea. Me comentó que no tenía pinta de hongos... pero como esa era la causa más habitual de picor en los pies, me mandó dos pomadas más fuertes para que las aplicase mañana y noche y me dio hora para principios de marzo.

La cosa empezó fatal, a la primera aplicación mis pies ardieron como antorchas. Las lágrimas me caían como puños mientras buscaba en internet una respuesta. Al parecer uno de los componentes de la pomada podía provocar picor. Genial, cojonudo! Quiero una pomada para el picor de pies... y me dan una que provoca picor de pies. De puta madre!

Pronto vi que aquello era habitual los primeros días y luego se pasaba. También vi que el frío aliviaba el picor, y decidí envolver mis pies en hielo... Al cabo de dos días, la picazón extrema despareció y creí que tendría algo de tregua. Pero no... no podía ser cierto, a los cuatro o cinco días hemos vuelto a la picor inicial. Un picor insoportable que aparece ya a cualquier hora del día. Un picor que hace que no pueda ni dormir por las noches, del ardor horrible que me invade. Un picor que hace que retuerza mis pies dentro de mis zapatos buscando un cierto alivio.

Y ahora me queda el seguir con las cremas, y probar los mil remedios naturales que encuentro en internet (baños en agua helada, baños en manzanilla, baños en vinagre...) para sobrevivir y con suerte poder dormir hasta la próxima visita con la doctora.

Así que no veo la manera de estar contenta contigo 2018. Es más no podía estar más triste y decepcionada con tu breve pero intensa actuación. Si vas a ser así los 10 meses que quedan por delante... esto ya te digo yo que va a acabar muy mal.


8 comentarios:

  1. Madre mía, está claro que el año ha empezado regu para ti, siento mucho lo de las abus. Mis gordis también se quedaron sin su única bisabuela el 14 de diciembre :(.
    No puedo decirte mucho, pero te mando un beso muy fuerte y mucho ánimo y fuerza porque seguro que saldrás de este bache y poquito a poco todo irá mejor.
    Espero que mejoréis todos, y a tu peque espero que le vaya bien con el postoperatorio y se vaya recuperando.
    Un beso gordo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por los ánimos. Intento tomarlo con humor...pero hay días...
      Siento lo de la bisabuela de tus peques. Un abrazo fuerte

      Eliminar
  2. Pfffff. Has entrado en el 2018 con el pie equivocado, valga la redundancia.
    Siento muchísimo lo de tus abuelas. Yo perdí a mi abuela paterna hace casi un año, para el día de la madre. Y se la echa de menos.
    Tu principio de año está siendo nefasto y espero que el 2018 deje de tocarte las narices y te dé un poco de tregua.
    Lo de los pies, si molesta y no puedes dormir, o segunda opinión o vuelve a la podologa. No lo dejes.
    Por lo demás ... muchísimos ánimos .ya sabes que para lo que me necesites

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias guapa! Vuelvo a tener visita con la podologa la semana que viene...creo. A ver como va.
      Del 2018 solo pido algo de tranquilidad y paz..para poder rehacerme un poco.
      Besos

      Eliminar
  3. Te entiendo. Hay rachas que por más que hagas no terminan de mejorar. Quizá es mejor dejarse llevar. Que escampe el temporal. Vivir... sin más. Pensando en lo positivo. Se que es muy difícil en estos momentos. Lo entiendo. Yo pasé por una época así recién casada (no por mi marido que conste) y no veía la luz por ninguna parte. Pero al final sale el sol. Te lo digo yo. Espero que pronto nos cuentes que va todo bien. Siento lo de tus abuelas. Espero que os mejoréis pronto! Ya nos cuentas que tal tus pies... ÁNIMO!💪

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que dentro de un tiempo todo acaba...y podré respirar.
      Pero estas rachas te ponen a prueba de mala manera.
      Un abrazo y gracias por tu comentario

      Eliminar
    2. Mal final, mal comienzo,..
      Siento mucho lo de tus yayas. Es un trago muy grande.
      Lo de tu hijo, sin palabras. Dar gracias cada día.
      Tu marido y tú estáis aguantando mucho mientras lidiáis con el día a día que ya es bastante . Todo pasa factura.
      Paciencia cariñet.
      Hay épocas en la vida terribles. No ves la luz. Pero piensa siempre que detrás de todo lo que no te deja verla, está y llegarás. Cuando??
      Pues probablemente cuando vayáis aceptando que la vida viene cómo viene y no hay más que intentar valorar lo que SÍ TIENES.
      A veces, como te pasa a tí en este momento, es imposible ver la salida. Estás bloqueada y necesitas tiempo para asimilar.
      Date tiempo.
      El 2018 es largo... pueden cambiar mucho las cosas!! O quizás no... pero la vida es todavía más larga y os quedan muchas cosas por vivir y disfrutar.
      Mis mejores deseos cariñet.
      Ánimo y a recuperarse pronto.
      Bssstos

      Eliminar
    3. Gracias Cristina, tu siempre transmitiendo tanta paz y sosiego con tus palabras. Están siendo unos meses muy duros... pero nada dura eternamente.
      Un fuerte abrazo

      Eliminar

Por la entrada en vigor del Reglamento General de Protección de datos te informo que al pulsar en el botón de "publicar" estarás aceptando la política de privacidad de este sitio.
La única finalidad es gestionar y moderar los comentarios. Tus datos estarán ubicados en los servidores de Blogger y no serán utilizados con fines comerciales ni publicitarios.
Responsable: Vanesa A.
Contacto: diariodeunamadresuperada@gmail.com