9 nov. 2016

Manualidad de Otoño : Mussolets de Tardor (búhos de otoño)

Hace unas semanas nuestros hijos llegaron a casa con un nuevo encargo del cole: hacer una manualidad relacionada con el otoño!

Las "obras de arte" se expondrían en el vestíbulo de la escuela y servirían para adornarla de cara a la castañada. De este modo, escuela y familia colaborábamos una vez más, para alegrar un poco la entrada del cole de los más pequeños.





Al principio pensé en hacer una manualidad con hojas secas... algo sencillo que pudieran hacer entre los dos hermanos (de 6 y casi 4 años de edad) para presentar una única manualidad hecha en familia, en lugar de una de cada niño.

Pero para mi desgracia llovió... y mi plan maestro se desvaneció, porque las hojas que teníamos que ir a recoger estarían empapadas y su uso decorativo no era demasiado recomendable...Así que tuve que tirar de internet y buscar un plan B.

Como a la pequeña de la casa le gustan mucho los búhos pensamos en hacer una manualidad en la que salieran estos simpáticos animalillos... y mirando por internet aquí y allá, y recogiendo lo que teníamos por casa, hicimos una manualidad resultona y divertida!

Material necesario:

Para los búhos:

- cartulinas de color (tantas como búhos quieras hacer)
- tapones de botellas de agua o de refresco (de los de plástico redondos)
- ojitos de plástico (yo los tengo de hace años que los compré para una manualidad. Los puedes encontrar en papelerías o en los bazares de todo un poco)
- celo
- cola o pegamento
- rotulador negro

Para el escenario:

- la tapa de una caja de cartón
- castañas o bellotas
- hojas secas
- una piedra
- cuerda
- hierba falsa (de esa de maquetas, como el musgo del belén)
- rotulador verde
- cola o pegamento

Construyendo los búhos:

Lo primero es hacer el cuerpo de los búhos. Si no os queréis complicar la vida podéis coger unos cartones del rollo de papel del wc, aplastar la parte de arriba para dar forma a las orejas y listo!

A mí no me gustaban porque me parecían muy pequeños. De modo que... para construir el cuerpo de los búhos dejamos que cada peque escogiera una cartulina del color que más le gustase. Erik escogió dorado y Helia violeta.

Cortamos una tira en forma de rectángulo de unos 15 centímetros de ancho (el ancho dará la altura al búho!) y la enrollamos para formar un canuto. Para enganchar los extremos utilizamos celo (más fácil de poner y nos dio mejor resultado que la cola).

Luego aplastamos la parte de arriba, como para cerrar el círculo que queda, y dar forma a la cabeza y orejas. Para unir las dos partes también utilizamos celo.


Para los ojos, pintamos con un rotulador el interior de los tapones de botella, y enganchamos en el centro los ojitos de plástico (sino queréis comprarlos, podéis recortar un círculo con cartulina y engancharlo igual).

El pico, nos dio un pelín de trabajo... lo hicimos con una cartulina de un color diferente, cortada en forma de triangulo, y doblando los extremos para darle "relieve". Uno quedó más "grotesco" que el otro! Pero eso es lo divertido! No?

Si no os queréis complicar la vida, podéis pintar el pico con un rotulador.

Y en principio aquí ya teníamos a nuestra pareja de buhitos ( mussolets) divertidos y resultones.

Pero entonces papá tuvo una idea... ¿Por qué no construir un escenario? Para poder poner juntos a los dos pequeños búhos? Y aquí fue cuando la manualidad cobró otra dimensión!


Fijaron con cola los simpáticos búhos en la tapa de una caja de zapatos, y la adornaron enganchado algunas bellotas y castañas que con los peques había recogido. También engancharon unas hojas secas, y trozos de cuerda vieja y deshilachada (pintada con rotulador verde en algunos extremos), junto con hierba falsa de la que se usa para hacer maquetas o montar el belén en Navidad. Engancharon una piedra, a la que a su vez, le pegaron con cola, hierba y alguna hoja y bellota.

Total... que nos quedó un escenario de lo más realista y resultón!

La manualidad la hicimos en dos tardes. Una para hacer los búhos y otra para hacer el escenario. Así que para las tardes de lluvia, puede resultar entretenida!

Una vez finalizada los peques tenían que ponerle un nombre para llevarla al colegio y la bautizaron como Mussolets de Tardos (buhitos de otoño).

¿Cómo lo ves? ¿Te animas a poner unos simpáticos y otoñales búhos en tu vida?


4 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Gracias!!! Me alegro de que te gusten! Y son facilitos! Si te atreves a hacerlos te animo a que pongas una foto de "tu versión"!
      Un abrazo

      Eliminar
  2. ¡¡¡Me encantan los buhos!!!! además es una manualidad bastante fácil, eso me viene genial porque no soy nada manitas. ¡Los haré alguna tarde con mis peques!

    ResponderEliminar
  3. La verdad es que es muy fácil! A mi estas cosas tampoco se me dan bien, y ha quedado bastante resultona! Si te animas ya me dirás!
    Un abrazo

    ResponderEliminar