27 mar. 2016

Dos peques, una madre y un balón = mucha diversión!

Podría bien ser el título de una nueva película española... pero es más bien el mejor título para definir mi mañana.

Hoy papá se fue a entrenar por la mañana. A menudo aprovecha la tranquilidad de los domingos para hacer su tirada larga, es decir, hacer la salida de más quilómetros y por lo tanto de más tiempo de toda la semana.

Y yo, me quedo en casa...al frente del hogar! Durante unas horas, la casa es mi feudo, a compartir con dos peques y un conejo!

Suelo aprovechar para poner y tender alguna lavadora, y hacer alguna de las archiconocidas tareas del hogar: limpiar el baño, pasar la aspiradora o cualquier otra mandanga igual de divertida.

A veces, incluso aprovecho para adelantar trabajo o escribir tranquilamente en el blog.

Obviamente, para poder hacer estas tareas, necesito echar mano de mi aliada en fin de semana: la tele y los dibus.

Entre semana no la encendemos cuando están los peques para aprovechar el tiempo en familia, pero el fin de semana (como ya os expliqué) es otro cantar. Y la caja tonta se convierte en mi aliada durante un par de horas.

Luego siempre la apagamos, nos vestimos y nos vamos!! A disfrutar del aire libre y a hacer alguna actividad que nos guste!

Y hoy ha tocado estrenar balón nuevo!! Hemos ido un ratito al parque, para satisfacer la demanda de la peque de hacer castillos de arena, y las ansias de columpio del grandullón.

Y luego.... de cabeza al césped! A luchar con el balón!!! La verdad es que ninguno de los tres tiene mucho estilo, ni conocimientos futbolísticos, pero lo hemos pasado en grande!

La peque se abrazaba a la pelota y la manejaba con las manos como quería, el grandullón me cambiaba mi portería de sitio a conveniencia, de modo que siempre me marcaba gol (es imposible defender la meta cuando no sabes de que árbol a que árbol va!!), y yo tropezaba con mi hijo cuando intentaba regatear!

Hemos reído, corrido y disfrutado al máximo! Recordando los tiempos, ya lejanos, cuando yo salía con mi hermano y mi padre a darle patadas al esférico!

Cuando mis hijos sean mayores, también lo recordaran...sólo que ellos podrán recordar indistintamente cuando daban patadas a la bola con su padre y con su madre, puesto que en esta casa a nadie se le caen los anillos por salir a defender un larguero o marcarse unos regates con el mejor de los estilos!

4 comentarios:

  1. Qué bien! Seguro que recordaran estos momentos. Todo lo bueno se retiene. Lo malo, por suerte tenemos una habilidad especial para borrarlo del disco duro. Un besazo guapa y a disfrutar de más momentos como ese!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente cierto!!! Yo lo malo lo olvidó en un plis plas.... trato de concentrarme en los buenos momentos del día a día!

      Eliminar
  2. Que divertido. En mi casa los peques son muy aficionados al futbol sobretodo el mayor que busca cualquier excusa para practicar y echar un partidillo. Que bonitos recuerdos tendrán. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si que espero tengan buenos recuerdos, como los tengo yo!! Mi hijo justo ahora parece que se empieza a aficionar. La peque...en fin...con formar parte del sarao, sea el que sea, ya está contenta!

      Eliminar