21 dic. 2017

Si algo puede salir mal... saldrá mal?

La Ley de Murphy lo dice claramente: si algo puede salir mal, saldrá mal. No hay lugar a dudas, tu tostada caerá por el lado de la mantequilla, y todo lo que pueda fallar, fallará.

Personalmente nunca he estado muy de acuerdo con el amigo Murphy. Siempre he pensado que si algo puede salir mal, pues es que también puede salir bien, no?. Siempre he intentado tener una visión algo más optimista. Pero el caso, es que este año parece empeñado en darle la razón al maldito y repelente Murphy.

Si sigues mi blog, ya sabrás que hace una semana operaron a mi hijo de un colesteatoma, un tipo de tumor benigno que sale en el oído. Teníamos muchas esperanzas puestas en la operación. 

Todo parecía apuntar a que el tumor, que no había sido detectado en un TAC que le hicieron, estaría poco extendido, que habría aparecido recientemente y que por lo tanto, sería "fácil" eliminarlo causando un daño mínimo a las estructuras auditivas... pero Murphy no estaba de acuerdo con esto, y tuvo que darle la vuelta a todo.

operación niños
Rizo tras su operación de colesteatoma


El día de la operación no empezó precisamente bien. En teoría ingresábamos a las 7.30 de la mañana, y Erik debía entrar en quirófano a las 8.30, bien tempranito. Pero el día de antes llamamos al hospital para confirmarlo todo, y para nuestra sorpresa, nos comunicaron que la operación debía retrasarse unas horas, y que Erik no entraría en quirófano hasta las 11.00.

El cambio de planes hizo que debiéramos ingresar a las 9.30 y que por lo tanto mi pequeño tuviera que pasar más horas en ayuno (desde la cena del día anterior). 

Lo afrontamos con optimismo, puesto que el peque había podido dormir un poco más. Optimismo que no tardó en irse al garete, cuando al llegar al hospital no había manera humana de aparcar el coche. Al final, papá tuvo que dejarnos en el hospital e irse en busca de un aparcamiento.

A las 9.30 estábamos los tres ya juntos en el hospital, y nos dirigimos a admisiones. Al contrario que hace un mes, para la primera operación de Erik, que hicimos el trámite en un plis, está vez había una cola enorme.... y acabamos pasando por el mostrador a las 10 pasadas. Eso no ayudaba a que estuviéramos tranquilos... pero como en la anterior ocasión, yo llevaba un libro y nos entreteníamos leyéndolo en familia.

Para nuestra sorpresa, pasaron las 10.30 y seguíamos en la sala de espera.... esperando (valga la redundancia) a que salieran a llamarnos y nos acompañasen a quirófano. No estábamos empezando de la mejor manera. Pero seguíamos riendo y bromeando con nuestro vikingo, pues son momentos en los que la procesión debe ir por dentro, lo más oculta posible.

Acabaron llamándonos casi a las 11 en punto, con lo cual, a la hora que nuestro hijo debía estar entrando a quirófano, estaba entrando al box preoperatorio.

Allí hicimos la consabida rutina, de quitarle su ropa, ponerle la bata y estirarle en la camilla. Recibimos la visita de su Doctor, que estuvo bromeando un poco con él, y explicándonos que iban con retraso en quirófano y que en cuanto le dieran luz verde, lo harían pasar. Nos tranquilizó con su habitual sonrisa y su mirada llena de cariño, y se marchó.

En el box, el tiempo pasa muy lento. Tienes a un peque inquieto, nervioso y alterado tumbado en una camilla, y como es sabido por todos "quien espera desespera". Pasaron las enfermeras a verle y hacer las preguntas de rigor, más tarde pasó la anestesista, para seguir el protocolo. 

Como la otra vez, Erik se había llevado a su peluche Rizo, y estaba abrazado y jugando con él todo el tiempo. La anestesista se percató y le dijo que si él quería lo apañaría todo para que Rizo entrasen quirófano. Cómo se iluminó la mirada de mi pequeño! Claro que quería! Estaba decidido, está vez Rizo no se quedaría con nosotros, dentro de la bolsa de basura en la porteamos la ropa de nuestro peque... esta vez le acompañaría en quirófano!
Rizo con su gorrito, fue tratado con honores por l@s enfermer@s del hospital

Entre un protocolo y otro, mi hijo acabó entrando en quirófano a las 12.36. En ese momento, cuando le vi marchar y quedé sujetando la bolsa de su ropa, me sentí tranquila. No lloré como la vez anterior... y pensé: ¿me estaré acostumbrando?

Sabíamos que teníamos unas cuatro horas de operación por delante, y decidimos tomarlo con filosofía. Fuimos a desayunar... lentamente, con total calma. Luego fuimos al coche, a tratar de aparcarlo más cerca del hospital. Una vez conseguido el objetivo, fuimos a dar una vuelta, a la tienda del hospital... hasta que se hizo la hora en que daban las habitaciones. Cuando nos asignaron habitación, cogimos las cosas de nuestro peque del coche, y subimos a instalarnos.

Resultaba curioso estar en la habitación, sin que hubiera un paciente en ella. Allí estábamos relajados, y nos quedamos un rato, hablando, mirando el paisaje, leyendo mensajes de apoyo que llegaban a través de las redes sociales.

Cuando nuestro hijo llevaba ya unas tres horas en quirófano, decidimos bajar de nuevo a la sala de espera, a esperar noticias. Noticias que tardaron aún en llegar.... casi cuatro horas de operación, se hacen largas para cualquiera!

Pero finalmente el teléfono de papi sonó, y el doctor nos avisó de que uno de nosotros podía ir a reanimación. Como en la anterior operación, fuimos los dos juntos. Aunque sólo podía entrar uno, papá, yo quería acompañarle, por si como en la pasada ocasión, conseguí ver ni que fuera un segundo, el cuerpecito de mi hijo.

Al llegar el Doctor nos estaba esperando en la puerta. Nunca olvidaré sus palabras al vernos: "la operación ha sido un éxito". En ese momento una sonrisa se dibujó en nuestros rostros. Un éxito!

Pero Murphy no estaba contento... y el Doctor, siguió hablando: el tumor estaba muy extendido, era congénito, y llevaba creciendo desde que nació... hemos tenido que extirpar tímpano, cadena de huesecitos, rascar trozos de ves a saber que.... Mi sonrisa se había borrado, un pitido sonaba en mi cabeza... un éxito???? Había dicho un éxito??? Espera.... o sea.... me estaba mareando.... un éxito????

No sé como conseguí no caer al suelo mientras en mi interior oía mil voces... desde luego yo no veía el éxito por ningún lado! Habían extirpado buena parte del aparato auditivo!!!! Un momento... que significa éxito??? 

El médico seguía explicando.... lo habían cogido a tiempo (ahí ahí Vanesa, ahí está el éxito), estaba a punto de llegar al nervio facial (pero no había llegado... éxito!!!!), lo habían podido quitar del todo (éxito!!!!), y con un trozo de fascia y de cartílago de la oreja le habían reconstruido el tímpano y creían haberle dado algo de resonancia a su cavidad auditiva (éxito!!!!).

Gracias a la operación mi hijo estaba vivo! Y podría oír algo por esa oreja, aunque es pronto para saber cuanto!

El mazazo fue enorme, los médicos se habían encontrado con el peor escenario, y aunque lo habían podido solucionar, habían tenido que hacer una cirugía invasiva, que no entraba en el plan inicial.

Mi marido entró con nuestro pequeño.... y yo volví a la habitación a esperarlos. Pero Murphy, jodido cabrón de Murphy, seguía sin estar contento. Mi hijo no subió media hora después a la habitación (como en su primera operación), mi hijo tardó más de cuatro horas en subir... y cuando subió lo hizo dormido... Sólo despertaba para pedir comida, enfadado... muy enfadado. Llevaba un vendaje en la cabeza.... lleno de sangre por la zona de la oreja... y no paraba de moverla la cabeza y moverse el vendaje.
Rizo llevaba un vendaje en la misma oreja que mi hijo!

Ahí siguió nuestra pesadilla, cortesía del gran Murphy. A las nueve de la noche mi hijo llevaba ya 24 horas en ayunas.... y le trajeron algo de agua. Le dimos un sorbito... y lo vomitó a los cinco minutos. Nos dijeron que esperásemos media horita. Repetimos... y volvió a vomitar.... Creo que el episodio se repitió unas cinco veces.... hasta que el enfermero del turno de noche, entró tras nuestra llamada y vio a mi hijo a cuatro patas, sobre la cama, vomitando y gimiendo de dolor.... Como madre, verle así me destrozaba totalmente. 

Tras consultar a pediatría el enfermero decidió administrar un calmante y ponerle suero a través de la vía. Pero Murphy.... Murphy el grandísimo HDP no estaba suficientemente contento... y sí... aún había cosas que podían salir mal. La vía, que no se usaba desde el quirófano, estaba obstruida y el calmante no entraba en el organismo. Arreglar la vía... costó lo suyo...el enfermero tuvo que llamar a una compañera, entre papá y yo sujetamos a nuestro pequeño... y tras pasar un mal rato que se hizo eterno, la vía empezó a hacer su función.

Con el calmante y el suero, mi pequeño valiente durmió hasta las tres de la mañana, hora a la que despertó con un hambre voraz. Llamamos a nuestro amigo el enfermero, quién decidió quitar el suero y darle un poco de agua. Agua que esta vez asimiló bien. Y a las cuatro de la madrugada, teníamos al enfermero calentando una tortilla para mi pequeño pudiera cenar algo.

Luego volvió a dormir, y ahí despedimos a Murphy de nuestras vidas! Mi hijo se levantó siendo de nuevo él. Con mejor humor, descansado y algo más activo. Tal es así, que en cuanto el médico lo vio, le dio el alta para que siguiera recuperándose en casa. 

Hoy mi hijo ha tenido control médico. Ha pasado una semana de la operación, le han quitado la gasa que llevaba dentro del oído y algunos puntos. El resto se reabsorberán solos. 

Pese a haberle extirpado gran parte de su aparato auditivo, gracias a el pequeño "apaño" que el Doctor le hizo con un trozo de cartílago, hemos podido comprobar que "algo" puede oír. Esto nos a devuelto la esperanza, a todos... pero sobretodo a él. 

En cuanto el oído cicatrice por dentro y se seque todo, y deje de supurar, el médico le hará una audiometría y veremos más o menos como puede oír. No somos muy optimistas, pues puede haber perdido entre un 60% y un 70% de la capacidad auditiva.... pero más adelante, cuando todo quede atrás, tal vez se puedan reconstruir algunas de esas estructuras que le han extirpado, dando forma al "apaño" que lleva ahora... o cuando sea mayor, ponerle una prótesis de titanio.

Pero poco a poco. Ahora hay que centrarse en los controles, en que todo cicatrice bien, y en que el colesteatoma no se vuelva a reproducir, pues un tipo de tumor, que aunque se extirpe del todo... puede volver en cualquier momento de su vida.

Esperemos que Murphy se haya ido de vacaciones... y que no vuelva!!!



24 comentarios:

  1. No me puedo imaginar por todo lo que estaréis pasando... Que duro es ver sufrir a un hijo.
    Sólo espero, de corazón, que el año nuevo os traiga el fin de este camino de piedras, un % decente de audición y que Murphy se olvide de vosotros.
    Un abrazo muy fuerte familia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ojalá Murphy se vaya bien lejos!
      Esperemos que el nuevo año traiga mejoras cosas que este. Que ganas de que acabe ya!
      Ver sufrir a un hijo es lo peor que le puede pasar a una madre.
      Un fuerte abrazo y gracias por tu apoyo!

      Eliminar
  2. "Querido" Murphy, ya has estado demasiado alrededor de está familia así que vete a dar un paseo lejos, muy lejos.

    ¡Ánimo familia! En especial ¡Ánimo supermama! Como tu dices poco a poco. ¡Un besazo y un abrazo enorme!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso!!! Murphy aléjate de mi!!!
      Muchas gracias por tus ánimos. Un fuerte abrazo

      Eliminar
  3. Joder con Murphy. La madre que lo parió. Como tú espero que el maldito se vaya lejos y cerréis el año de manera mas positiva. Tus últimas palabras en el post me reconfortan un montón después de leer lo mal que lo habéis tenido que pasar. Creeme cuando te digo que... se me saltan las lagrimas. Me sorprende que te hayan dicho que sea congenito. Lo ha llevado hay sus 5 años sin dar señales de vida hasta ahora. Por otra parte... me alegra que pudieran hacerle el apaño como dices, le han salvado, pero entiendo totalmente el golpe de escuchar que le han extirpado parte de su oido. Es horrible. Entiendo como debes sentirte por que a través de tu relato he sentido el mismo miedo. Solo puedo decirte que ójala de verdad Erik se recupere y pueda oir lo más posible. Como te digo siempre, ánimo! Poco a poco y luchando. A seguir con esas revisiones y a pedir que no vuelva el tumor. Te mando el abrazo mas grande y largo. 💪💪💪 tú puedes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Murphy nos la ha jugado bien!
      A mi también me sorprendió lo de que pudiera llevar tanto tiempo dentro sin que nadie se diera cuenta... pero este tipo de tumor "funciona así". Es silencioso... crece muy lentamente... el paciente pierde audición muy poco a poco... y en niños... si lo tienen de nacimiento... no son conscientes de que no oyen bien.. porque no tienen el concepto de lo que es oír bien. Un adulto se da cuenta de que cada vez oye peor... pero un peque de un año... como va a percibir que oye peor que cuando tenía 2 meses?
      Seguiremos luchando y esperemos que Murphy se haya ido lejos y en los controles la suerte esté de nuestro lado!
      Un fuerte abrazo. Gracias por tu apoyo!

      Eliminar
  4. A ver si ese murphy deja de tocar las narices. Mucho ánimo familia! 💝

    ResponderEliminar
  5. No sabía nada 😭😭😭 Madre mía, mucho ánimo y un besazo para el peque. 😭😭

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ha sido todo muy rápido y muy duro.
      Muchas gracias guapa. Un fuerte abrazo!

      Eliminar
  6. Ains, lo leo y ni aún así imagino por todo lo que estáis pasando, me alegro mucho de que ese pequeño vikingo vuelva a ser él. A partir de ahora todo serán buenas noticias ya lo verás.
    Mucho mucho ánimo y un beso fuerte para toda la familia. A seguie disfrutando de ese peque valiente!!! 😘

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ojalá a partir de ahora todo vaya a mejor! Sólo quiero que el año acabe y cambie un poco nuestra suerte.
      Un abrazo!

      Eliminar
  7. He leído tu post con un nudo en la boca del estómago. Lo habéis tenido que pasar muy mal todos, espero que al menos lo peor ya haya pasado y la recuperación sea rápida y los controles posteriores sean buenos y sobre todo que no vuelva a aparecer murphy en vuestras vidas que ya bastante os ha dafo por el culo (disculpa la expresión). Mucho ánimo familia y un beso enorme para vuestro valiente vikingo 😘

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Murphy nos ha dado... por todos lados! Esperemos que a partir de ahora los controles vayan bien y nos vayan trayendo buenas noticias!
      Un beso y gracias por tus palabras!

      Eliminar
  8. Y que no vuelva ese Murphy 😥
    Me alegro de que la recuperación vaya bien. Los niños son muy fuertes! Un abrazo muy fuerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que no vuelva!!!! Gracias por vuestros ánimos.
      Un abrazo!

      Eliminar
  9. Qué día tan duro pero dentro de todo lo importante es que tu hijo ahora está bien!! Änimos y besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto Montse! Fue un día eterno... pero por suerte todo pasa. Y ahora toca mirar hacía adelante y seguir luchando.
      Un beso!

      Eliminar
  10. Mucho ánimo con la recuperación y que Murphy se vaya y no vuelva! 😙

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso espero! Que este año Murphy se vaya a incordiar a otra familia!

      Eliminar
  11. Menuda pesadilla ���� espero que se recupere de tremendo día y que su salud mejore todo lo que sea posible. Un abrazo familia y todas las fuerzas y ánimos para vosotros y para tu pequeño valiente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En ello trabajaremos, en que su estado mejore al máximo.
      Un abrazo fuerte!

      Eliminar
  12. Bella! Llevo unos días desconectada por temillas varios y me he metido a todo correr a leerte.
    Menudo vikingo que tenéis!!!!!! Valiente valiente! Bien orgullosos que tenéis que estar. El Murphy ese no tiene nada que hacer con él!!
    Y gracias también desde aquí a ese médico que ayudó a derrotar a ese tal Murphy 😉
    Un abrazo muyyyy fuerte

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En estos días se aparece cuando se puede!!! Pues sí, el vikingo podrá con todo!

      Eliminar