12 dic. 2017

¿Querías ayudarme? Pues no lo has logrado!

Llevo unos días dándole vueltas a este post en mi cabeza, y no sabía si escribir sobre esto o no... pero en el fondo este blog nació como un desahogo personal, y escribir aquí las cosas que perturban mi mente, me ayuda a ordenar ideas, y a sacar "cosas malas" de mi interior.

Como sabrás si me vas leyendo, hace poco en una operación rutinaria le descubrieron a mi peque un tumor benigno llamado colesteatoma. Esto nos lleva a volver a pasar por quirófano este jueves, y a tener que pasar por controles el resto de su vida. Y a ello hay que añadir la pérdida auditiva que sí o sí va a sufrir de por vida (esperemos que sea leve).

Esta experiencia me ha servido para darme cuenta de muchas cosas, he descubierto con quien puedo y con quien no puedo contar, con quien puede y con quien no puede contar mi pequeño, y lo que nos ha servido de ayuda, así como lo que nos ha hundido y nos ha hecho sentir mal.

Y es de eso de lo que quiero hablarte hoy... de ese dolor... que se arraiga en mi corazón... y de esa gratitud que también nace de él.

Hay cosas que nadie debería decirles a unos padres, cuando acaban de descubrir que su hijo tiene un tumor benigno y que han de volver a operarle de urgencia. Te dejo una lista de las que hemos tenido que ir escuchando en las últimas semanas:

- lo mismo se le va solo: ¿hola? ¿perdona? Que parte de mi hijo tiene un tumor benigno en la cabeza no has logrado entender. Puedo intuir que la intención del comentario es buena... pero genera falsas expectativas, esperanzas de algo que los médicos ya te han dicho que no va a ocurrir, porque no funciona así. Y eso no ayuda, ni a mí... ni a mi hijo, que si está delante luego me va a preguntar: ¿es verdad que se curará solo y al final no me operan?. Además, genera desesperanza. Cuando alguien me dice esto, inmediatamente pienso que esa persona no entiende nada y que mejor no hablar más con ella del tema... porque no me ayuda en absoluto.

- bueno, tampoco es tan malo: ¿perdona? Pues entonces que le salga a tus hijos! Ah, ¿qué ya no te parece tan bien? ¿Qué ya no te hace tanta gracia? Pues eso, que le vayan a hacer a tu hijo una operación que tiene una duración de entre tres y cuatro horas, que haya un riesgo real de dañar su nervio facial, y que encima sepas que va a perder algo de audición.... no me parece que no sea algo malo. Si no lo querrías para tus hijos... tampoco lo veas "bien" para el mío.

- la ignorancia: no preguntar sobre el tema, no hablar de ello, huir.... eso... eso tampoco me ayuda. Que te explique lo ocurrido respondiendo a tu pregunta y no me respondas al WhatsApp no me ayuda, que me respondas con un : "ah, vale. Ser fuertes y optimistas" tampoco me ayuda demasiado, que me preguntes y cuando te explique lo sucedido me cambies de tema, no me hace sentir mejor. Necesito hablar de esto, normalizarlo, sacar lo que llevo dentro. Si no te interesa mi respuesta y no estás dispuesto a escucharla, no te molestes en preguntar o fingir un interés. No es necesario. 

Entonces... te preguntarás.... ¿qué comentarios te parecen apropiados?:

- al menos es benigno: totalmente cierto! Es benigno, y hay que abrazarse a eso, a la parte positiva de todo el tema. 

- no sé que decirte, me sabe mal, si hay algo que pueda hacer... : pues claro! Yo tampoco sabría que decirte, me parece de lo más normal! Y entiendo que te sepa mal, a mi me pasaría lo mismo si fuera tu hij@. Y agradezco hasta el infinito a la gente que se ofrece a hacer "algo". Ciertamente, hay poco que se puede hacer... pero vaya si se agradece oír esas palabras! 

- céntrate en lo bueno, sabes lo que tiene, le van a operar, le van a controlar... : te doy toda la razón. Eso es lo que nos ayuda a tirar hacia adelante, centrarnos en lo bueno, en la parte positiva. Se lo han detectado siendo un niño y eso nos da la esperanza de que la pérdida auditiva que le haya ocasionado sea mínima. Y a eso nos vamos agarrando.

- ¿Cómo lo llevas? ¿Cómo lo lleva él? .- gracias! gracias por preguntar por nuestro "estado mental". Mil y millones de gracias. Eso me abre la puerta al desahogo, a contarte mis miedos, mis inquietudes, mis esperanzas... gracias!!! De corazón.

Yo creo que no es tan difícil entender, lo que hay que preguntar... o como hay que actuar... y lo que no conviene decir. En última instancia a veces, incluso es mejor no decir nada!!!

Como ya te conté también hace poco, no sé pedir ayuda. Me cuesta horrores pedir favores, pedir que alguien me eche un cable. Por eso, agradezco enormemente a la gente, que en esta ocasión me lo puso fácil, y me ayudó sin que tuviera que decir nada... sin que tuviera que pedirlo. 

A veces dar las gracias tampoco se me da bien, y quiero aprovechar el post para darlas a personas especiales, que han hecho cosas maravillosas por mis hijos estos días.

Gracias a mi suegra, aunque no me lea, porque no creo que acabe de saber lo que es un blog. Gracias por quedarte a dormir en mi casa y cuidar de mi hija mientras Alberto y yo estábamos en el hospital cuidando de nuestro pequeño valiente. Gracias por tu silencio en esos momentos tan difíciles.

Gracias a mi padre, por sostenerme física y mentalmente cuando todo se hundió a mi alrededor. Gracias por acercarte siempre a mí, y por dejarme hablar horas y horas por teléfono, de cosas que no siempre tienen sentido. Gracias.

Gracias a mi madre, por aguantar mis lágrimas cuando tras comprender la magnitud del asunto me derrumbé por teléfono. En la distancia notaba tu impotencia al otro lado del hilo telefónico... pero también notaba tu calor. 

Gracias a mi hermano. Cuando el día de la operación, pasadas las siete de la tarde, sin previo aviso se abrió la puerta de la habitación del hospital y te vi allí, de pie, con tu sonrisa... creo que te di el abrazo más sincero que te he dado en mi vida. La mirada de mi hijo se iluminó como si el mismísimo sol hubiera entrado en la habitación. Y yo... te quise contar lo que el médico había descubierto... y te mareaste, sensible como eres a ciertos temas... pero seguiste preguntando... Valiente.

Gracias a mi cuñada y a mis sobrinos. Porque apenas 10 minutos después de que apareciese mi hermano en la habitación del hospital, apareciste tu con tus dos niños. Era un jueves, era tarde, al día siguiente tenían colegio... pero allí estaban! Abrazando a mi hijo, animándole, haciéndose selfies y jugando con él. Ahí si que Erik brillaba!!! Él que horas antes me había dicho: nadie viene a verme... triste y apesadumbrado... ahora brillaba como un árbol de Navidad. Eso no lo olvidaré en la vida!

Y gracias a aquellos que me llamasteis por teléfono, algunos hacía años que no hablaban conmigo, otros como Lidia nunca habían hablado conmigo.... y allí estaban... ofreciendo lo que tenían y más. Gracias a los que me habéis enviado mil mensajes de apoyo y ayuda, algunos sin apenas conocerme... A los papis del cole, que me paráis para preguntarme y me sostenéis la mirada triste aún cuando cuesta. Gracias a la mami de la clase de Helia, a la que operaron de lo mismo hace cinco años! Por compartir tu experiencia, por entendernos más que nadie, por tu optimismo pese a haber perdido un 50% de la audición en tu caso... gracias.

Algunos me preguntáis estos días que qué podéis hacer por nosotros ahora que Erik va a pasar de nuevo por quirófano. Es fácil: evitar las preguntas y comentarios de la primera lista, centraros en los de la segunda... y si podéis los más cercanos, enviarme audios o vídeos dando ánimos y deseando una pronta recuperación para el peque... le encantará escucharlos. La otra vez, recibió alguno de sus primos cuando se fueron a casa... y le hicieron muchísima ilusión. Eso le ayuda a distraerse y le hace sentirse querido y arropado.

No creo estar pidiendo demasiado. Lo importante ahora es él, y se le contenta con bien poco, aunque sabe leer tras la operación estaba cansado, por eso creo que un vídeo o un audio pueda ser lo más adecuado. Le levantará mucho el ánimo, y a mí, al verle a él feliz, también.

Lo siento si he sacado lo peor de mi en este post... pero estoy muy cansada. Bastante duro es pasar por algo así como para encima tener que estar aguantando ciertas actitudes y comentarios.

Si me entiendes, te doy las gracias por ponerte en mi lugar. Si no me entiendes... ya sabes donde está la salida, es una cruz en la parte superior derecha. Y aprovecha para salir también de mi vida. No vuelvas, no me haces falta.





18 comentarios:

  1. La gente (en la que me incluyo) a veces decimos cosas por intentar animar a la otra persona que hacen daño. No creo que lo hagan con mala intención pero nos pierden las palabras. Intentar quitar hierro a algo o hacer como que no ha pasado hay gente a la que le va bien, y a otros no.
    Siento que te hayan tenido que estéis teniendo que pasar por esto. Siento que la gente no os responda como merecéis. Y siento sobre todo por lo que va a tener que pasar tu hijo, porque a pesar de ser benigno no deja de ser "algo" que va a tener ahí.
    Mucho ánimo. Te mando un abrazo muy fuerte

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Doy por supuesto que no hay mala intención en esos comentarios. Simplemente, me temo, que las personas que los dicen... no se han parado a pensarlos. No se han puesto en el lugar de quien los recibe.
      Nunca me había planteado que algo benigno pudiera ser tan dañino.
      Un abrazo, gracias por estar ahí!

      Eliminar
  2. Vaya, tiene que ser muy duro pasar por esto y además escuchar ciertas cosas... Yo sinceramente creo que muchas de estas personas no tienen ni idea de cómo apoyar a alguien en una situación difícil y a veces... pues la cagan. Espero que este post les ayude a entender que hay mejores maneras de tratar el tema. Siento mucho no haber estado más pendiente de lo que os ocurre y me gustaría que supieras que a veces no he sacado el tema porque a mi cuando me pasan estas cosas prefiero hablar de otros temas para distraerme y a veces, sin pensar, extrapolo lo que a mi me funciona con el resto del mundo. Pero si necesitas hablar de esto no tienes más que decírmelo. Un abrazo muy muy fuerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cada persona es un mundo, y tiene necesidades diferentes sobre un mismo tema. Eso es lo que lo hace todo tan complejo!
      Gracias por tu ofrecimiento.
      Un fuerte abrazo!

      Eliminar
  3. Claro que te entiendo. La gente no esta preparada para recibir malas noticias. No nos educan para ser empáticos o saber que hacer en un momento tan incomodo como pueda ser que una madre te cuente que su hijo esta pasando por esto. Pero siempre queda algo de luz. Hay gente que si sabemos ponernos en el lugar del otro y yo noto tu tristeza a kilometros. No te conozco mucho, pero... me da rabia leerte asi. Siempre he visto en tus post a una persona positiva. Lo superarás. De verdad. Todos lo superareis. Es una leección horrible que nos da la visa a veces. Y también sirve para ver quien está o no ahí. Rodeate de gente maravillosa, tienes suerte. Aun te queda mucha gente. La familia a la que das las gracias, estarán ahi y los que no... que se vayan lejos, esa gente no es necesaria. Te mando un abrazo muy muy muy grande!y un beso para Erik😘😘

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aún queda gente empática y con algo de sensibilidad en el mundo! La vida, como dices, nos da lecciones, que a veces nos muestran la cara menos amable de personas a las que creíamos conocer. Ahora, para bien o para mal, ya sé lo que puedo esperar de cada uno.
      Un beso fuerte!

      Eliminar
  4. Guapa!!!!!
    Mucho ánimo en lo que viene ahora, ya sabes que puedes contar con nosotros para lo que necesites.

    Mil besotes!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias! Lo sé! El jueves será duro, y lo que siga no sé como será... pero lo que tengo claro es que iremos a por todas!
      Un beso!

      Eliminar
  5. Un monumento te van a poner preciosa!!!! A gente así es tannn fácil acercarse.
    Muchas gracias por estar siempre ahí.
    Un abrazo muyyy fuerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo mismo podría decir yo de ti! Siempre en sintonía!
      Un besazo!

      Eliminar
  6. Eres grande, siempre te lo he dicho, aunque no te conozca, la vitalidad que tienes para salir de todo lo que te cae te hace admirable. El amor que desprendes por tu familia envidiable. Y aunque es duro muy duro, solo con un buen equipo, aquellos que te rodean y te están dando calor , conseguireis pasar este bache. Aunque duela. Nada duele más que un hijo. A por todas equipo de campeones!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nada duele más que un hijo... palabras muy ciertas. Los desplantes que me hacen a mí... los capeo... los que le hacen a él... no los perdonaré jamás. El dolor o la tristeza en su rostro... van a fuego en el corazón de una madre.
      Saldremos del bache, nadando, corriendo o trepando... pero saldremos!
      Un beso fuerte!

      Eliminar
  7. Te confieso que me he emocionado leyéndote. Me parece tan necesario este post, me pareces tan real y cuánto te entiendo. A veces no decir nada ayuda más que que te digan cualquier bñtonteria de las de antes que has descrito. Estoy contigo, en la distancia, pero os tengo en mi cabeza y en mi corazón. Estaré pendiente por si necesitas hablar por si necesitas desahogarte o simplemente estaré esperando que puedas ir contándome. Fuerza preciosa, no estáis solos y todo lo que pueda hacer el lo haré desde aquí. Abrazos enormes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu apoyo. No dejas de sorprenderme. Siempre pendiente de mi y de los míos.
      LA fuerza estará con nosotros! Un abrazote grande

      Eliminar
  8. Quiero mandarte mi apoyo, mi cariño y mi fuerza para que la operación salga bien.Un abrazo muy fuerte para tí y para tu pequeño valiente!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Sonia!!!
      Un abrazo fuerte

      Eliminar
  9. Sólo darles ánimos y apoyo familia! Y muy bueno el post, la gente habla y habla y a veces es mejor estarse callado. Besotes grandes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si... para decir según que...mejor no decir nada. Gracias Natalia!

      Eliminar

Por la entrada en vigor del Reglamento General de Protección de datos te informo que al pulsar en el botón de "publicar" estarás aceptando la política de privacidad de este sitio.
La única finalidad es gestionar y moderar los comentarios. Tus datos estarán ubicados en los servidores de Blogger y no serán utilizados con fines comerciales ni publicitarios.
Responsable: Vanesa A.
Contacto: diariodeunamadresuperada@gmail.com