17 ene. 2018

La vida es una mierda

La vida és una merda lligada amb un cordill, i contra més l'estires més t'embrutes els dits (la vida es una mierda atada con un cordel, y cuanto más la estiras más te ensucias los dedos).

Esta "simpática" cantinela era una frase habitual de mi abuela materna, junto al sí yo fuera tu no me casaba!. Todo un clásico en casa, que lo mismo me arrancaba una sonrisa, o me desesperaba. Ahora que con 92 años ella nos ha dejado... ¿quién seguirá recitando la frasecita? ¿caerá en el olvido? o ¿la usaremos a modo de homenaje, de tanto en tanto?

Quien sabe... la verdad es que yo a veces la utilizo en casa, siempre usando la entradilla "como diría mi abuela". 

Pero tal vez la pregunta importante no sea quién usará la musical frasecilla, sino: ¿la vida es una mierda? ¿de verdad?

A veces la desesperación se apodera de nosotros y nos hace creer que la vida es una mierda


Nunca le llevé demasiado la contraria a mi abuela, me educaron para respetar a mis mayores. Pero pese a todo... a veces, cuando mascullaba esta frase... yo la miraba con esa sonrisa de quien regaña a un niño y le decía: yayaaaaaaaa!!!.

Y era mi modo de decirle que no estaba de acuerdo con tan rotunda, y también desagradable, afirmación.

Si tuviera que definirme, creo que me consideraría más optimista que pesimista, y por ello creo que definitivamente la vida no es una mierda.

La vida, como todo, tiene sus momentos. Está hecha de miles de ellos. Momentos malos y momentos buenos. E incluso momentos... que... ni fu ni fa!

Últimamente en mi vida pesan más los momentos malos que los buenos. Las intervenciones quirúrgicas de mi hijo, el verle sufrir tanto, el verle fuera de sí, su pérdida auditiva... momentos que se acumulan y que hacen que tal vez parezca que la vida... si que es un poco mierda!

Pero luego, me doy cuenta de todo lo bueno que pasa y sigue pasando... la sonrisa de mi hijo, las frases locas de mi niña, el apoyo de mi marido, el de aquellos que me quieren y me rodean (ya sean familia o amigos)... y eso, eso atenúa el sufrimiento y hace que vivir valga la pena.

Soy de las que cree que siempre hay una luz brillando al final del camino, aunque no siempre se vea

Por qué sí, vivir, vale la pena. Porque por cada momento malo, suele haber uno bueno. Lo jodido es que no siempre se turnan... hay épocas que los malos se acumulan y los buenos escasean, y sientes que las cuentas no te salen... pero luego, la cosa cambia, y de repente te vienen unos cuantos momentos buenos para equilibrar la balanza.

Últimamente me cuesta más sonreír. Creo que cuando a un hijo le extirpan una parte de su cuerpo, a su madre le arrancan una parte de su alma. Y me temo que se han llevado aquella donde residía mi sonrisa y mi optimismo. 

Aunque también sé que del mismo modo en que mi hijo se acostumbrará a vivir con su nivel de audición actual, yo me acostumbraré a vivir sin mi trozo de alma, y mi sonrisa poco a poco volverá, el gesto sombrío que ocupa mi rostro se marchará y el optimismo volverá a tomar las riendas de mi vida.

La vida puede ser un poco mierda, pero hasta la mierda más grande se puede limpiar! Y por eso mañana pienso comprar un buen estropajo y una botella de lejía, porque con esmero, este estropicio lo limpiaremos.

"La vida a veces duele, a veces cansa, a veces hiere. La vida no es perfecta, no es coherente, no es fácil, no es eterna; pero a pesar de todo LA VIDA ES BELLA"


10 comentarios:

  1. Tú misma lo has dicho cuando viene algo mal, todo se junta y parece que no hay salida, pero la hay.

    Al final la felicidad no es un sentimiento constante es más bien efímero y se genera de pequeños momentos y vivencias pero es sin duda el sentido de la vida.

    Muchas veces hay que mirar de frente a los problemas y reirte de ellos, para que sepan que no van a poder con nosotras.

    Estoy segura qeu este 2018 te espera un año de nuevas oportunidades, de felicidad y de qeu todo se reconduzca y yo estaré ahí para sonreír a tu lado.

    Un abrazo enorme

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que pronto acabe la racha de malos momentos y comience la de buenos!!!
      A ver si podemos compartir racha y comentarla!
      Un abrazo

      Eliminar
  2. Karenmalv17/1/18 13:17

    Esa frase es para usarla a ratos, pues como bien dices, hay veces q parece q se junta todo lo malo.
    Solo decirte q te entiendo y q al final seguro q vuelve tu sonrisa, un abrazo muy fuerte!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias! Es una frase especial para mi...que intento usar en contadas ocasiones.
      Un abrazo

      Eliminar
  3. Como ha dicho Lidia, cuando algo va mal parece que la vida nos pone a prueba y sólo nos manda cosas malas. Pero como todo, esta racha también pasa. Y pasará.

    Aunque cueste hay que mirar lo bueno que tenemos. Y vivir. Peque al fin de cuentas es lo que tenemos que hacer. Y si es felices mucho mejor.

    Te mando un abrazo muy fuerte, y si podemos hacer algo para ayudarte a recuperar la sonrisa nos dices

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La clave es centrarse en lo bueno... y tratar de pasar de puntillas por lo malo. No siempre es fácil...pero a ello vamos!
      Gracias por comentar!

      Eliminar
  4. Mi bisabuela decía “que Dios no te dé todo lo que puedes soportar” y es que somos más fuertes de lo que pensamos... y si, a veces parece que es una mierda pero es solo una apariencia que no nos deja ver el resto de cosa buenas que tiene.
    Y las rachas, eso son, así que piensa que después de ésta te espera una muy buena donde puedas disfrutar y recuperar esa sonrisa que tanto mereces.
    Un fuerte abrazo!!!! 😘😘😘

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las abuelas y bisabuelas con su sabiduría!
      A veces el bosque no te deja ver a los árboles...que son los mil instantes de felicidad que tiene el día.
      Un beso, rebelde!

      Eliminar
  5. Pese a las sabidurías que suelen demostrar las abuelas tengo que decir que mi modo de ver la vida coincide más con el tuyo, optimista. Suelo ser así porque la vida es bastante dura como para encima ir de pesimistas. Claro que hay momentos malos, pero son los menos y hay que exprimir esos buenos momentos. Las malas rachas pasarán. Aunque es cierto que parece que cuando viene un mal momento luego viene otro y otro. Un abrazo enorme!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las malas rachas siempre pasan...o eso me gusta pensar! Ahora estoy en una un poco más dura y larga de lo normal...pero ya se irá.
      Y como dices hay que exprimir y centrarse en lo bueno que nos va pasando.
      Un fuerte abrazo

      Eliminar

Por la entrada en vigor del Reglamento General de Protección de datos te informo que al pulsar en el botón de "publicar" estarás aceptando la política de privacidad de este sitio.
La única finalidad es gestionar y moderar los comentarios. Tus datos estarán ubicados en los servidores de Blogger y no serán utilizados con fines comerciales ni publicitarios.
Responsable: Vanesa A.
Contacto: diariodeunamadresuperada@gmail.com