17 oct. 2017

No me da la vida!

A veces tengo justamente esa sensación, y me dan ganas de gritarle al mundo: no me da la vida!

Y es que tengo la sensación de que las horas, los días, las semanas... se me escurren como arena fina entre los dedos.

Mi cuerpo y mi mente hace tiempo que me dicen que pare. La ansiedad que crece en mi interior y a veces me desborda y acaba emergiendo, también me indica la necesidad de pulsar el botón de la pausa.



Pero a mi alrededor todo gira cada vez más a prisa y la verdad... no veo el modo de frenar esto...no veo el modo de pararme.

Me quedé sin empleo el último día del mes de agosto... y el doce de septiembre ya me encontraba sentada en un aula para aumentar mis conocimientos. El pasado día seis de octubre acabé el curso... pero ayer ya empecé otro (la continuación del anterior).

Son cursos gratuitos para quienes, como yo, están sin empleo... y o aprovecho ahora que me encajan por horario y he conseguido plaza en el que quería, o pueden pasar años hasta que la oportunidad se presente de nuevo para mí.

Paralelamente me he apuntado a dos ofertas de empleo que han salido en poblaciones cercanas a mi domicilio (media horita) y este jueves tengo mi primera entrevista de trabajo.

Por si fuera poco, estoy en proceso de inscribirme en dos borsas de empleo para trabajar de técnica de ocupación (de lo mío). Este proceso es de lo más tedioso, pues te hacen presentar mil y un documentos para darte puntuación por méritos... a parte de pasar un examen y una entrevista personal. Si lo superas todo... formarás parte de la borsa de empleo durante dos años (y puede que te llamen para trabajar...o no...).
Así que estoy reclamando documentación a mis antiguos jefes para poder presentar todo lo que se me pide en el plazo de 15 días que suelen darte...

Y en medio de todo están las continuas visitas a médicos con los niños. La peque está teniendo problemas de piel... y ayer ya nos dijeron de llevarla al dermatólogo. Y el grandullón... al tenerse que operar el mes que viene, tiene programadas una serie de visitas y pruebas. 

Si añadimos mis visitas al dentista para arreglarme la máldita muela que me empezó a doler a principios de año... y que he de volver a pedir cita para resolver mis recurrentes problemas de acumulación de cerúmen en el oído... estoy que trino.

Y eso sin dejar atrás que estoy tratando de tirar p'alante un proyecto en el que me metí hará ya unos meses y que exige una mínima dedicación horaria por mi parte.

En fin.... que siento que este carrusel va cada vez más rápido y yo hace días ya que me ando mareando...

8 comentarios:

  1. Ánimo, ahora parece que no llegas, pero es porque puedes con todo. Lo malo es cuando no tenemos nada que hacer y es nuestra cabecita la que entra en carrusel de volverse loca. Muchisima suerte con lo que a temas médicos se refiere y muchísima suerte en esas entrevistas de trabajo. Todo va a ir genial

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias! Eso espero, ir resolviendo temas poco a poco. De momento lo que hecho de menos es poder parar y no hacer nada.
      Un abrazo!

      Eliminar
  2. Gracias por mostrarte sin las perfecciones que enseñan los perfiles de Instagram...te animatia a que acabes frases como...
    Me permito...
    No estoy obligada a...
    Respira, es lo que me digo yo, es lo más inportante que tengo que hacer

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, respirar es lo fundamental... y en estos momentos... mi trabajo me cuesta.
      Tomo nota de las frases que me plantea... creo que me vendría bien ir acabando mentalmente alguna de esas.
      Un abrazo preciosa! Y gracias por estar ahí :-)

      Eliminar
  3. Te lo habrán dicho ya... poco a poco. No te exijas tanto. Mira, te lo dice una que no para de echarse tierra encima... jajaja... en fin, ánimo! Son etapas dificiles. A veces todo se junta de una manera caótica y parece que nunca va acabar esa racha.. pero poco a poco se van despejando los frentes. Lo importante (creo yo) es que tú estes bien y con fuerzas! Espero que lo de la peque no sea grave. A ver que tal va el mayor con su oido, ya nos contarás. Un abrazo! Y espero que mis palabras al menos te animen un poquito😘

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Parte del problema... como no, es el grado de autoexigencia. No te quito razón!
      LA cosa es que se ha juntado todo y parece que mi ánimo se va viendo afectado, y con él mis fuerzas.
      Conforme se resuelvan temas estaré mejor. Seguro.
      Un abrazo! Y gracias de nuevo!

      Eliminar
  4. Madre mía bella... No te preocupes porque verás la luz al final del túnel. Todo lo que estás consiguiendo ahora no caerá en saco roto.
    Sé que suena muy fácil decirlo desde fuera, y que lo poco que puedo hacer es mandarte un abrazo, pero si algo tengo claro es que todo tiene su fin. Ánimo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que voy a ir a comprar una linterna para iluminar un poco este túnel.... porque me estoy cansando de oscuridad!
      Todo tiene un fin... y porfi... que llegue pronto!
      Un abrazo!

      Eliminar