10 abr. 2019

Conversando con Erik

A veces pienso que mi hijo es demasiado maduro para la edad que tiene... siempre preguntando y haciendo reflexiones que van un paso más allá.

Hace poco tuvimos la reunión con su tutora del cole, y realmente nos confirmó esta percepción que como padres teníamos hace tiempo. Erik lleva los debates dentro del aula a un nivel "más adulto" que el resto de la clase, y enriquece de ese modo los contenidos y los puntos de vista de sus compañeros.

Esto, a priori podría parecer una cosa muy buena, pero créeme si te digo que es un arma de doble filo.  Por un lado puedes tener conversaciones con él de muchos temas, y eso genera una complicidad que es muy bonita. Pero por otro... el que tenga esa capacidad para plantearse dudas, para ver las cosas desde mil y una perspectivas... no siempre es positiva.

El pasado miércoles, mientras volvíamos a casa del colegio, tuvimos una de "esas conversaciones" que me dejan mentalmente agotada.


Íbamos como siempre, hablando, de nada en especial. Siempre aprovecho el camino hasta casa para ir hablando tanto con él como con su hermana. Son conversaciones simples: sobre lo que han hecho en el cole, lo que han aprendido, a que jugaron en el patio, que les planes hay para el finde, que tareas hay en casa para la tarde.... 

Y de repente... él sacó su propio tema de conversación. ¿Te imaginas cual fue? Efectivamente, su problema auditivo! Ese tema recurrente para él, que necesita tratar de tanto en tanto. 

Esta vez, llevó el tema un poco más allá... y como siempre, sin previo aviso, no me vaya a dar por prepárame.

Erik: tengo una duda.

Yo: dímela y a ver si puedo ayudarte (ilusa de mí esperaba que fuera de matemáticas... o algo similar)

Erik: los controles de la oreja son cada año, verdad?

Yo: (mierda, no es de mates) Sí, ya lo sabes.

Erik: me preocupa que me hagan un control hoy, salga bien... y por ejemplo, pase un mes y entonces salga lo malo otra vez. Porque claro, me acabarían de hacer el control... y no lo habrían visto... porque no estaba... pero va y ahora ya esta... y entonces faltan 11 meses para un nuevo control... y ya cuando lo vean llevará casi un año creciendo. Y claro... no quiero que crezca tanto tiempo, porque se hará grande y me quitará más oído.


Y yo que pensaba que la tarde sería tranquila.... y mi pequeño grandullón me lanzaba aquella bomba nada más salir del colegio.

La pregunta es buena. A ver... yo me la hice hace ya mucho tiempo. Creo que todas las personas que se han enfrentado a un tumor se preguntan lo mismo: ¿y si le da por salir tras el control anual? ¿hasta el siguiente control no se detecta? ¿y en un año... crecerá mucho? 

Por suerte tenía una respuesta que ofrecerle, ya que esa pregunta se la hice yo a su médico hace algún tiempo. 

Yo: no hay de que preocuparse. El médico me contó que ese tipo de tumor crece muy muy lento. Así que aunque llevase 11 meses creciendo, lo pillarían a tiempo en el siguiente control, y sería muy pequeño.

Erik: pero el que me sacaron era muy grande... y lo rompió todo.

Yo: llevaba 7 años creciendo en tu interior. Eso es mucho tiempo, y por eso era grande.

Erik: pero aunque sea pequeño... me romperá cosas.

Yo: (aaaggghhhhhhhh aaaaaghhhhhhh me ahogo!!!) Sí, claro... pero como te digo, será muy muy pequeño.... y romperá muy muy muy poca cosa. Además, que el último control salió super bien, y no tiene porque volver a salirte.

Erik: si... ya... pero si sale, ¿Cuánto me quitaría? O sea, ahora tengo un 20. ¿Con cuanto me quedaría?

Yo: No lo sé cariño... 

Erik: ya, pero ponme un ejemplo... o sea, esta vez me quitó un 80... ¿Cuánto me puede quitar? 

Yo: muy muy poco (veo su mirada de.... quiero una cifra o no me voy a callar!!!). A ver, que te repito, no lo sé... pero pon que como mucho igual te quita un uno por ciento.... y eso te dejaría con un 19% de audición... apenas lo notarías, vale? Que lo mismo sólo es un 0.5%, sabes? (o sea... vale??' vale ya??? vale?' por fiiiiiii)

Erik: no me quiero quedar con cero.

Yo: no te quedarás con cero. A ver, que te repito, el último control fue bien, no tenías nada. Nos centramos en eso??? Y ya, si eso, en el próximo control, con lo que nos digan, pues ya lo vemos, vale? Y vamos buscando como encajarlo, ok?

Erik: vale. Pero... lo de la prótesis, como funcionaría?

Yo: (joooooodeeeerrrrrrr, una tarde tranquila....) Bueno, ya te dijo el médico, eso habrá que mirarlo cuando dejes de crecer... con 18 años o por ahí.

Erik: si, eso lo sé. Pero como puedes oír bien con un hierro? Como puede funcionar igual que mis huesos?

Yo: mira hijo, la verdad, no sé como funciona. Eso lo sabe el médico... que para ello estudió muchos años. Si quieres, la próxima vez que vayamos le preguntas un poco, y que te cuente.... Porque en serio, mamá no sabe como funciona una prótesis auditiva.

Erik: y valdrá dinero?

Yo: te repito que eso no debe preocuparte ahora. Faltan muuuuuchos años para mirarlo, vale? 

Erik: sí pero... si no tenemos dinero....

Yo: Erik, para esas cosas siempre habrá dinero.

Erik: sí, pero, si valiese 40000 millones de euros.

Yo: no valdrá eso. Pero te repito que para eso estamos papá y yo. Habrá dinero, vale?

Y creo recordar que aquí, por fin se rompió el bucle y cambiamos (al fin!!!) de tema, gracias a una intervención de Helia, ese pequeño ángel de la guarda que aunque parece no enterarse de nada, lo capta todo a la perfección. 

Hay niños que pasan página a las cosas, que las dejan atrás, que se preocupan por jugar y divertirse... Y luego, está el mío... que piensa y te razona sus miedos y sus dudas, que no olvida, que se preocupa por temas adultos, que comparte sus preocupaciones contigo... porque son las mismas, y que te "mete" sin comerlo ni beberlo en conversaciones que se parecen mucho a algunas que su padre y yo ya tuvimos hace meses.

Miedo me dan sus próximas preguntas... porque sé que fue lo siguiente que yo me pregunté al respecto... y estoy segura que aunque tardará un poco más... él también llegará a la pregunta.

Como ya te conté hace unos meses, no soy yo quien ha de superar este tema, sino mi hijo.  Porque si él sigue sin pasar página... obviamente yo tampoco puedo. Cuando creo que la he pasado, se acerca él a mí, abre de nuevo el libro por esa página y me la vuelve a leer. ¿Y que se le puede hacer? 

Me temo que releerla con él y ayudarle a entenderla. porque si no la entiende, no puede pasarla y seguir con otras páginas mucho más bonitas de su historia.


30 comentarios:

  1. uff que tema este... además de que hablamos de una conversación con un hijo que afecta aún más... tus respuestas fueron muy buenas igual.... saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias. Son conversaciones muy difíciles, la verdad. Un saludo

      Eliminar
  2. La prótesis no es de hierro, tranquilidad! No pitará en los controles jajajajaja (yo llevo todo el oído izquierdo interno de prótesis por varios colesteatomas).
    A tu hijo quizás le viene bien saber la experiencia de otros que han pasado por lo mismo y lo naturalizan sin miedo y sabiendo que todo lo que harán los médicos será por nuestro bien. No creo que le vuelva a crecer si está bien drenado y cicatrizado ;) ánimo familia!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siiii, yo tengo muy claro que de hierro...no va a ser. Iba a pesar eso lo suyo 😂😂😂 Pero él la llama así...como para indicar que no es de hueso y piel...que es artificial, ya me entiendes. Yo espero que no vuelva a salir...pero al ser congénito nos dan un 50% de posibilidades de que reaparezca. Así que...somos optimistas, pero sin ser ilusos.
      Un fuerte abrazo y gracias por compartir con nosotros tu experiencia

      Eliminar
    2. Pues mucho ánimo y positivismo! A mí me salen por mala cicatrización, he de ir cada mes a que me quiten piel para que no cierre como un segundo tímpano y vuelva a tener mala ventilación que provoque "El Retorno del Colesteatoma, Parte 4."

      No os preocupéis, que ya nada podrá ser más grave, una vez lo tienen controlado aunque salga nunca podrá ser tan grande ni peligroso. Besotes y a disfrutar mientras las revisiones sean positivas! Es duro, y más para un niño pequeño, pero todo pasa y se sale.
      Besotes! Y muchos mimos a los niños!

      Eliminar
    3. Exacto. Es lo que tratamos de hacerle entender....que aunque vuelva, no podrá ser tan destructivo como la primera vez, que nos pilló de improviso.
      Muchos ánimos!

      Eliminar
  3. A veces da la sensación de que los peques maduran demasiado rápido... pero no dejan de ser peques. Estoy segura de que hablar con su mamá y soltar sus inquietudes le ayuda. Quédate con eso (aunque signifique absorber un poquito sus miedos, para quedártelos tú...).

    Coincido con JLO, no es fácil y lo has hecho genial. ¡Muchísimo ánimo!

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Él necesita hablarlo y normalizarlo. Y aunque eso, como dices, conlleva consecuencias negativas para mi estado anímico....no me queda otra que ayudarle a él. Lo primero e importante es él. Yo ya voy viendo como voy encajandolo todo.
      Un abrazo

      Eliminar
  4. Se me ocurre que puede ayudarle una conversación con su médico directamente y así que le quite esa angustia que lleva dentro y no lo deja en paz.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Su médico es muy paciente y muy agradable con los niños. Siempre que va a los controles habla con él y le resuelve todas las dudas paciemtemente y en un lenguaje claro que él pueda entender.
      Para mi es fundamental que pueda tener esa confianza con el especialista.
      Un abrazo

      Eliminar
  5. Aunque tu en ese momento te sentiste perdida, la verdad que saliste con mucha inteligencia y entereza de la situación, yo quizás hubiera llorado o le hubiera pedido que dejara el tema. Enhorabuena, por tu reacción, tu hijo te lo agradecerá.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo me desmorono luego...cuando él no está delante. Ya ha pasado más de un año desde su operación, y poco a poco el caparazón se va haciendo duro.
      Gracias por comentar. Un abrazo

      Eliminar
  6. Es normal que el pobre vaya a tener siempre ese miedo pero creo que resolviste la situación como lo que sois en esa familia, unos campeones! Un abrazo muy fuerte a todos, Erick ha podido con eso y ya nada le frenará en la vida, además cuenta con lo mejor que hay en este mundo que es una familia que le quiere y luchará por él en lo que le haga falta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus palabras. No creo que seamos unos campeones...la verdad, sólo tratamos de sobrevivir y avanzar.
      Un abrazo fuerte y gracias por tu apoyo

      Eliminar
  7. Ay pobre!! No sé cuantos años tiene pero bueno supongo que lo mejor es que en el próximo control él mismo le pregunte todo a su médico, así dejará de darle vueltas.

    Por cierto, le has contestado a todo muy bien, yo no sé como lo haría. Eres una gran mamá.

    Saludos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hago lo que puedo! Por dentro me cago en to y por fuera trato de mantenerme calmada y serena...como quien habla del tiempo.
      El peque tiene 8 años, y suele ir al médico con sus dudas anotadas en un papel 😂 El doctor es estupendo y le contesta siempre con mucha paciencia y lenguaje muy claro.
      Un abrazo!

      Eliminar
    2. Que gusto de médico!! Así deberian ser todos!!

      Eliminar
  8. Entiendo que tenga dudas y algo de miedo. A mi me pasa igual con lo de mi oído y eso que soy adulta y se supone que puedo racionalizar más las cosas. Así que es normal.

    De todas maneras, que sea un niño adulto es bueno, de verdad. Mi hijo Nathan pasó por muuchas cosas de pequeño (junto con una meningitis) y el poder hablar con él, la verdad es que a veces te ponen en un aprieto, pero ayuda mucho al día a día.

    Imagino (desde mi ignorancia) que ahora la tiene todo muy reciente y por eso le da tantas vueltas.

    Con el tiempo, cuando se vea más acostumbrado al día a día, verás como usa su "adultez" para hablarte seriamente de los amoríos o a los sitios donde quiere ir con sus amigos como está haciendo el mío y siempre añadiéndome la coletilla "pero lo hago con cabeza mama" jajajaja

    Un beso muy fuerte y ánimo, que podéis con todo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tiene sus ventajas, si. Y ciertamente, sólo ha pasado un año de la operación...así que imagino que como.dices, aún está todo muy reciente.
      No sé si envidiar tus conversaciones sobre amoríos 😂😂😂 que miedito me dan!
      Un abrazo

      Eliminar
  9. A veces creemos que los niños por ser pequeños no ven todo lo que en realidad ven y es asombroso, tanto la curiosidad de Erik con su proceso como la intervención de su hermana que es como si te sacase de ese aprieto. Debe ser muy duro para él querer respuestas que no sabe y oara ti explicarselas sin mentirle ni hacerle daño, pero sabes que? Desde que te conozco he podido ver lo gran madre que eres. La delicadeza y lo generosa que puedes llegar a ser y sin duda esa será la mejor cura para Erik, estar rodeada de una familia que vale millones. Eres enorme amiga y estoy convencida que esto con un poco de suerte habrá "acabado" y todo irá mejor que bien. Un abrazo enorme. Sabes que hace mucho que no me paso por aquí pero te sigo y lo sabes. Te quiero. Un besazo desde Cádiz

    Lidia 😘😘

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus palabras y tus ánimos. Siempre me llegan 😉 Desde el principio has estado apoyando, cuando más falta hacía.
      Yo seguiré haciendo malabares con las preguntas de Erik...para responder sin mentir ni dañarle.
      Un beso

      Eliminar
  10. Cuando los niños tienen ese carácter curioso y meditativo, y son tan maduros y reflexivos, es normal que se cuestionen cosas y se hagan preguntas... Mi peque también tiene ese carácter y de vez en cuando te suelta preguntas trascendentales que no sabes por dónde salir... Pero es bueno que las hagan e intentar resolverlas y responderles a ellas lo mejor que se pueda 😉 Es algo importante para él

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto...para este tipo de niños es importante obtener respuestas...y que no se les ninguneé ni infantilice, porque eso puede hacer pierdan su confianza en nosotros.
      No.es fácil, pero hay que dar respuesta.
      Un abrazo

      Eliminar
  11. Alegráte mami, ese chico tuyo muestra una gran inteligencia y eso siempre es bueno ¡aunque agote! Erik quiere saber y hay que ayudarle a encontrar respuestas. Por ello, tampoco es necesario que tengas todas las respuestas pero sí que puedas acompañarle en su búsqueda. Investigar siempre nos ayuda a vencer el miedo. Así que adelante, no hay que esperar un año, hay que ponerse a descubrir todo lo que se ha publicado sobre el tema (sin prisa pero también sin pausa), documentarse, hacerse más preguntas y escribir y escribir para ir bien preparados a esa próxima revisión! Quizás todo ello le ayude a saberlo todo sobre lo que le pasa y así ayudar a otros que se encuentren en su misma situación. En la vida, lo que nos pasa suele tener una razón de ser!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus consejos. Iremos vien preparados a la revisión, sin duda.
      Un abrazo

      Eliminar
  12. El chiquillo se preocupa, es normal, y con su edad e inteligencia necesita saber, preguntar y tener respuestas que lo tranquilicen. Si los adultos nos comemos la cabeza cuando tenemos algo medico, siendo niños debe ser muy angustioso. Mucho animo, teniendo naturalidad y hablando de todo sin tabús estará mas tranquilo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto. Si nosotros nos hacemos preguntas...ellos también. Y si se les da confianza y se les deja pueden llegar a expresalas. Yo también creo que hablar de ello le va a ayudar a tranquilizarse y llevarlo mejor.
      Un abrazo!

      Eliminar
  13. Qué entrada tan dura pero interesante. Tenemos tendencia a pensar que los niños no tienen este tipo de preguntas pero por supuesto las tienen.
    Me parece muy acertada tu respuesta y espero que realmente preguntase al médico en su siguiente cita (o que lo haga si aún no ha sido) porque creo que es muy positivo para él y esperemos que quede mas tranquilo.

    Espero que todo vaya bien y seáis felices. Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario!
      Los niños tienen muchas preguntas, pero me temo que a veces no se atreven a formularlas...o que sienten miedo de no ser tomados en serio, y callan.
      Los controles son anuales, y estoy segura que no va a olvidar sus preguntas.
      Un abrazo

      Eliminar

Por la entrada en vigor del Reglamento General de Protección de datos te informo que al pulsar en el botón de "publicar" estarás aceptando la política de privacidad de este sitio.
La única finalidad es gestionar y moderar los comentarios. Tus datos estarán ubicados en los servidores de Blogger y no serán utilizados con fines comerciales ni publicitarios.
Responsable: Vanesa A.
Contacto: diariodeunamadresuperada@gmail.com