3 mar. 2017

#Retobloggers : así lo viví

Hace unos días, Jessica de Pqno Handmade , nos lanzó un reto a las mamás y papás blogueros: pasar un día entero sin utilizar las redes sociales.

El día que eligió para el reto fue el pasado 1 de mayo, y el desafío era claro: estar 24 horas sin usar Facebook, Twitter ni Instagram.

Los que lo consiguiéramos y nos hubiéramos apuntado al reto, participaríamos en un sorteo patrocinado por cinco artesanos:
  • Pqno Handmade
  • Le noeud-noeud Rouge
  • La Puerta del Ratoncito Pérez
  • El Mundo de Beto
  • Charito Lunares
Os dejo el cartel del #Retobloggers y la explicación que Jessica daba del mismo en su blog .



La verdad es que cuando me inscribí en el reto, me pareció algo de lo más sencillo. Total, es sólo un día sin publicar nada en redes... y encima un día de diario. Pan comido!

Trabajo fuera de casa, y en mi centro de trabajo no puedo llevar el móvil encima, así que desde que entro hasta que salgo... permanezco ajena a las redes sociales y a lo que pasa en el mundo exterior, en general.

Si bien es cierto, que a veces, aprovecho cuando voy al baño para mirar las notificaciones de Facebook y Twitter... y si me da tiempo, alguna vez respondo a algún comentario. Pero no es algo que haga a diario.

Ocho horitas de mi vida, podía pasarlas fácilmente sin conexión.

Pero... y el resto del día? Eso fue otro tema!

A primera hora de la mañana, cuando me levanto, mientras desayuno, suelo entrar en las redes y mirar las notificaciones. Y claro... el miércoles no pude hacerlo. Pero como el reto acababa de empezar, no fue difícil contenerse.

De lo que si me percaté es que desayuné mucho más rápido. Sin nada que me distrajera, engullí las tostadas en un plis plas... y casi me sobró tiempo! Parece mentira... pero mirar el móvil hace que coma bastante más lenta!

Luego viene el momento carrera del día. Despertar a los peques, ayudarles a vestir y llevarles al cole, para salir corriendo a coger el ferrocarril. Ahí no tengo tiempo ni de respirar... mucho menos de mirar el teléfono.

El momento crítico vino al llegar al ferrocarril. Habitualmente los 20 minutos que paso en el transporte son los que me dedico a mirar las redes sociales de un modo más activo. No sabéis el jugo que le saco a ese ratito: leo otros blogs, publico, respondo comentarios.... pongo corazoncitos aquí y allá.... en fin... es mi momento!

Fue difícil... viajar sin poder distraerme con las redes sociales. Al principio estuve haciendo limpieza, borrando fotos y cosillas de la memoria del teléfono. Pero luego  me dediqué simplemente a mirar por la ventana y disfrutar del paisaje. Parece mentira... pero hay vida más allá del móvil! Hay todo un mundo tras las ventanas del ferrocarril! Y hacía mucho... mucho tiempo que no lo contemplaba.

Cuando salí de trabajar tuve dos momentos de verdadero reto: la hora de la comida y el viaje de vuelta.

A la hora de comer, para colmo de mis males, no coincidí con nadie. El comedor del trabajo estaba desierto...y el móvil me miraba de un modo burlón desde la mesa. Que largo se me hizo el rato de comer!!!! Nuevamente volví a notar que sin distracción alguna, batía records en mi ritmo de ingesta.

Durante el viaje de vuelta a casa, decidí dejar el teléfono en la mochila y dedicarme a admirar el paisaje.

En casa no tuve tiempo de echar de menos a Twitter, Facebook ni a Instagram. Pasé por el súper antes de llegar, coloqué la compra y me fui con mi marido a buscar a los niños al cole. Esa tarde llegaban de colonias el mayor y de excursión la pequeña, así que había mucho que contar y compartir! En casa preparamos todos juntos la cena, y comimos con la tele apagada, charlando y compartiendo experiencias. Entre semana no solemos cenar juntos, pero era una ocasión especial!

Disfruté al máximo del momento y cuando los peques se acostaron, estaba tan agotada que apenas vi la tele media horita y me fui a dormir.

¿Qué conclusiones saco? No creo que tenga dependencia a las redes sociales, estoy acostumbrada a pasar muchas horas al día sin ellas... y tampoco me cuesta tanto desconectar. Pero es cierto, que hay tres o cuatro momentos puntuales del día en que me gusta entrar en ellas e interactuar con la gente. Son momentos en los que estoy sola, y para mí las redes son una buena manera de llenar esos minutos, entretenerme y hacer que pasen volando.

¿Qué he hecho de diferente en mi día de #retobloggers ? Pues disfrutar de pequeñas cosas que a veces me pasan por alto, como el paisaje que se ve desde el ferrocarril. También hablé más con mis compañeras de trabajo en la pausa del desayuno. No es que normalmente no hable con ellas y me quede abstraída con el móvil.... Pero sí que es verdad, que a veces, mientras hablamos... de "reojillo" entro en Twitter o Facebook y consulto en un plis las notificaciones. Es de mala educación... lo sé... pero lo hago. Y ese día, no lo hice, y creo que me sentí mejor conmigo misma. Por disfrutar plenamente de la conversación y no andar "distraída".

Por otro lado, he tomado consciencia de que, aunque parezca que no, las redes te roban tiempo. Si desayuno mirando el móvil me tardo más de diez minutos.... Si no lo dejo fuera de mi alcance.... en cinco minutos he terminado. Si miro el teléfono mientras camino por la calle tardo más en hacer el trayecto.... En fin... que segundo a segundo... voy perdiendo tiempo diario sin darme cuenta.

Y por último, al final del día, vi la tele relajada. Normalmente, mientras veo la tele... tengo el teléfono en la mano y estoy trasteando en Twitter... y aunque no era consciente, eso me hace estar menos "relajada". Si me dedico a ver la tele solamente... me puedo relajar más y disfrutar más del momento de calma.

¿Y tu? Participaste en el #retobloggers? ¿Te verías capaz de hacerlo? ¿Qué crees que cambiaría en tu día si no pudieras mirar las redes sociales?


  

2 comentarios:

  1. Jajaja si q hay vida más allá. A mi no me costó mucho ya que hice más o menos lo de todos los dias. Pero al.final del.día si estuve tentado de entrar jajajaja. Besicos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que hay momentos puntuales, en los que estamos acostumbrados a mirarlas... y si no puedes... si que te sientes raro.
      Un abrazo

      Eliminar