2 dic. 2015

Quitando el pañal: la noche y el día

Con el tema de dejar de usar pañal mis hijos han sido la noche y el día, habiendo vivido con ellos dos experiencias muy distintas entre sí, una fácil y otra con complicaciones.

Con Erik dejar el pañal fue un proceso totalmente "artificial" e impuesto desde fuera. Él no lo vivió como algo propio y con el tiempo vimos que no estaba preparado para ello. Cuando cumplió los dos años, aprovechando que era pleno verano y que todo el mundo te decía que era el momento propicio para hacerlo, decidí que efectivamente "tocaba". Madre primeriza, tome esa decisión y un buen día le coloqué a Erik sus calzoncillos y dejamos de lado los pañales.

Si que le involucré en el proceso hablando con él del tema, explicándoselo, llevándole conmigo a comprar el adaptador del baño y los calzoncillos...pero la decisión fue mía.

El resultado: Erik se hizo pipí encima muuuuchas veces, luego pasó a contenerse y pasar seis horas sin hacer pipí.... por fortuna esto duró una semanita. A la semana ya controlaba totalmente el tema del pipí, pero el de la caca...se nos atravesó. Le daba miedo hacerla en el baño, y fueron pasando los días, semanas y meses sin que su situación mejorase. Pasaba días sin ir al baño, aguantando hasta que no podía más y se lo hacía encima. En la guardería no supieron ayudarnos, los pediatras tampoco me sirvieron de mucho en este aspecto... al final pedí hora en DAPSI (Centro de Desarrollo Infantil y Atención Precoz) donde me asignaron a una psicóloga que me ayudó muchísimo. Cabe decir que yo me moví por mi cuenta, buscando información por internet y leyendo sobre el tema el la biblioteca, y cuando llegamos a consulta el problema se había empezado a resolver. Mi hijo iba a P3 cuando la odisea de la caca terminó.

Por las noches fui muy prudente con Erik. Como estábamos con el tema de la caca sin resolver, me tomé mi tiempo, y le quité el pañal cuando estaba a dos meses de cumplir tres años. Esperé a que pasase un mes entero sin mojar el pañal nocturno, ya que temía quitárselo antes y que se le escapase, viéndose afectada su autoestima por fracasar una vez más en algo relacionado con el control de esfínteres.

Con Helia hemos vivido la cara más amable y fácil de quitar el pañal. Helia ha sido difícil para muchas cosas, tiene carácter, es rabietuda, y me tuvo algo más de dos años sin dormir. De bebé no dormía más de 4 horas al día (y no seguidas, sino en intervalos de 15 minutos repartidos a lo largo del día y la noche). Así que creo que con lo del pañal, nos lo puso fácil para compensar!

Yo, vista la experiencia con el mayor, ya había decidido que no tendría ningún tipo de prisas y que no iba a presionar para nada a mi pequeña en ese aspecto. Dicho esto, un buen día, a los 18 meses más o menos, Helia empieza a expresar que no quiere llevar pañal, que quiere calcetas. Yo, que quería ser prudente, me acojoné viva!! Si con el otro, que era un niño mucho más maduro, la cosa había ido mal quitándolo a los 24 meses, como iba a salir bien si a la enana se lo quitaba con 18!!! De modo que se lo quité un poco de la cabeza y la convencí de esperar a ser algo más mayor. Nuevamente al cumplir los 2 años procedimos a quitar el pañal, pero en este caso, por decisión natural de la niña, que era la que lo había pedido.

Fue una experiencia totalmente distinta!!! A Helia no se le escapó encima ni un sólo pipí!!! Yo andaba preocupadísima, por ser pleno invierno, pero ella iba pidiendo de ir al lavabo y todos los pipís acababan dentro de la taza, como debe ser. Al haber decidido ella que no quería pañal, estaba preparada para ello. Muchas veces ya pedía ir al baño cuando llevaba pañal, y nosotros se lo quitábamos, la sentábamos y luego se lo volvíamos a poner. De este modo, al quitarlo de manera definitiva, ella ya tenía el proceso interiorizado y sabía perfectamente lo que tenía que hacer!

Lo más sorprendente para nosotros, fue que desde el primer día, ella se sentaba en la taza del baño y decía: y ahora la caca. Y ala!, sin ningún tipo de problema o dificultad... hacía caca en el baño de la manera más natural y sin complicación. Como debe ser, vaya!

A la hora de quitarlo por la noche fui observando poco a poco el pañal. Al principio salía empapado, como siempre, pero con el paso de los meses, empezó a haber noches en las que salía seco. Y noches en las que nos despertaba para que la llevásemos al baño, pese a llevar pañal. Este verano me percaté de que cada vez salía seco más días, así que empecé más o menos en septiembre, a controlar el tema. En un calendario de la cocina, iba marcando los días que el pañal salía seco. Cuando no mojaba el pañal se lo comentaba a ella: mira Helia, hoy no has mojado el pañal, está sequito. Y cuando lo mojaba, no le decía nada. Más adelante ya le preguntaba a ella directamente: como está el pañal hoy?? Finalmente la semana pasada vi que ya llevaba 7 días sin mojar el pañal de noche y le comenté: como ya no mojas el pañal, dentro de poco podrás dormir con calcetas. Esto le hizo mucha ilusión y cada noche me preguntaba si podía dormir ya con sus calcetas. Consulté el calendario y con mi marido decidimos que esperaríamos a que llevase 10 días sin mojar, de modo que la primera noche que dormiría sin pañal sería la del día de su cumpleaños!!

Ella se lo tomó como si fuera un regalo más, con mucha ilusión! Así que el al llegar la noche de su tercer cumpleaños me recordó: ya tengo 3 años, ya puedo dormir con calcetas. Debo reconocer que tuve mis dudas: con lo nerviosa que estaba por el cumple, y toda la emoción... pero como ya lo había acordado así con ella, lo respeté y por primera vez durmió sin pañal. Esto fue el viernes 27, y hasta el día de hoy no ha habido ningún escape.

Basándome en mis dos experiencias, mi recomendación es que respetéis el ritmo de vuestros hijos, y que es mejor hacer las cosas cuando ellos ya están preparados, que imponérselas desde fuera, forzándoles a avanzar cuando ellos aún no pueden hacerlo. No sé que habría pasado de haber esperado unos meses con Erik, y haberlo hecho más adelante... tal vez hubiera tenido el mismo problema, tal vez no... pero me quedo con la espinita de haberle "forzado" con este tema.

Y tu, has quitado ya el pañal a tu peque? Como te ha ido?

8 comentarios:

  1. Que interesante! tengo unos amigos desesperados con su hijo, se hace pis a todas horas encima y en la guarde les dicen que ni se les ocurra volver al pañal.... pobres, se pasa de mal
    un besiii

    ResponderEliminar
  2. Por lo general, siempre te recomiendan no dar un paso atrás. ¿Cuánto tiempo llevan así tus amigos? Lo normal es que tarden en interiorizar el proceso una semana o 15 días... pero si llevan más tiempo, yo consultaría directamente con el pediatra para ver que piensa del tema. Un saludo y gracias por el comentario!

    ResponderEliminar
  3. Hay pediatras que sí recomiendan volver a ponérselo si lo pide el niño (Carlos González ). Muy buen post, me parece muy interesante. Hay que respetar a los niños siempre.

    ResponderEliminar
  4. Cierto Nerea! Por eso dije que por lo general no te recomiendan retroceder, pero si que es cierto que algunos pediatras lo recomienda, todo depende del caso. Yo conozco un par de familias que tras un par de semanas de mala experiencia, decidieron retroceder, poner el pañal de nuevo y volverlo a intentar más adelante. Era muy evidente que los niños no estaban preparados, y cuando lo volvieron a intentar lo consiguieron en pocos días. Por ello, ante cualquier dificultad que consideremos "se sale de la norma" siempre es bueno ir al pediatra a consultar.
    Un saludo y muchas gracias por tu comentario!

    ResponderEliminar
  5. Aunque a mi me queda para eso, gracias por el tema que has tratado, esto hace que no solo piense en ella como solo, un bebé. Me quedo con que tienen que estar preparados y si hay que volver un paso atrás no es malo.Gracias guapa!

    ResponderEliminar
  6. De nada Mamá dichosa! Es un tema que suele dar muuucho de que hablar. Quédate como dices, con las dos ideas básicas, y a partir de ahí, cuando te toque utiliza el sentido común. Si lo utilizásemos más, tendríamos muchos menos problemas!!
    Un saludo

    ResponderEliminar
  7. Me ha encantado! Justo estoy con dudas sobre quitar o no el pañal de la noche (ella lo pide, pero se le escapa). Buen post!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si aún se le escapa es arriesgado... aunque si lo va pidiendo... siempre podéis probar. Eso sí, sin presiones, tomándolo como una prueba y diciéndole que si se moja... no pasa nada! Se pone el pañal de nuevo y se prueba más adelante! Igual si lo pide y se lo quitas consigue aguantar. Hay niños que sólo por saber que van con pañal y "pueden hacerlo" se hacen el pipí en la cama.
      Pero vamos... ya ves que no es una ciencia! Es más ensayo y error y criterio de madre. Tu seguro sabrás que hacer :-)

      Eliminar