8 dic. 2015

Plantando cara. Caer para subir otra vez!

Dicen que a veces es necesario caer para volver a subir otra vez. Yo caí el viernes, cuando me dieron una mala noticia en relación a mi empleo. Pasé el fin de semana en estado catatónico... lamentando mi suerte, o mi falta de ella... pero ayer decidí que debía cerrar el círculo, levantarme y prepararme para alzar el vuelo otra vez.

Cada año por estas fechas me quedo en el paro. No es nada nuevo para mí. Mi trabajo va vinculado a subvenciones, por tanto al llegar el mes de diciembre, se acaba la subvención y con ella mi contrato laboral. Pero antes de que el año finalice, salen las nuevas subvenciones y por lo tanto se mueven muchas ofertas de empleo en mi sector. En ocasiones, la misma empresa para la que has trabajado el año anterior, vuelve a contratarte en cuanto sale la nueva subvención. Esto fue lo que pasó el año pasado, de modo que pasé apenas una semana sin empleo.

Este año, la previsión era la misma. Unos días en el paro entre subvención y subvención, y luego la empresa para la que ya llevaba trabajando dos años me volvía a contratar. Todo pintaba bien y yo era muy optimista al respecto. Pero a veces las cosas no salen como estaban planeadas. La empresa en la que yo trabajaba no ha ganado la subvención con las mismas condiciones que el año pasado, de modo que se han perdido muchos puestos de trabajo... entre ellos el mío.

Así que lo que parecían unos días, un mes a más tardar en dique seco, se ha convertido en un período indeterminado de tiempo.

La noticia me cogió de improviso, y quedé en estado de shock. Todo lo planeado se iba al traste: la Navidad tranquila y con empleo asegurado, un año de contrato por delante, las obras de la cocina...

Todo se desvaneció en el aire. Mi optimismo y mi buen humor incluidos. Vagué como zombi durante el fin de semana, hasta que ayer dije prou! (basta!) y decidí que si alguien iba a cambiar mi suerte, debía ser yo misma.

Me puse manos a la obra, a actualizar mi currículum y empezar a inscribirme a ofertas de empleo. En mi profesión la mayor parte de las ofertas de empleo se mueven este mes, de modo que si a finales de diciembre no has conseguido empleo, es muy posible que pases un año de inactividad. Y dado que sólo tengo unos meses de prestación por desempleo, no me lo puedo permitir.

He echado toda la carne en el asador, y pienso seguir haciéndolo en las siguientes semanas. Es duro tener que volver a empezar, ir a entrevistas de empleo, demostrar de nuevo que eres buena en tu trabajo, esperar llamadas que no siempre llegan, y si todo va bien incorporarte a una nueva empresa. Volver a cuadrar horarios en casa, volver a aprender nuevas formas de gestión, pues cada empresa tiene su modo de hacer las cosas.... Es duro, y da miedo, pero por desgracia estoy muy acostumbrada a ello.

Viendo la parte positiva, será un reciclaje tras dos años en el mismo programa. Aprenderé cosas nuevas, conoceré nuevos modos de trabajar, y esto siempre viene bien!

Si consigo empleo.... será genial, lo ideal ciertamente. Pero sino... sacaré de nuevo mi varita mágica y haré que los céntimos se multipliquen y se estiren para que mis pequeños apenas noten el bache.

Así que como el Ave Fénix, trataré de resurgir de las cenizas y plantarle cara a la adversidad. No permitiré que ningún Grinch de pacotilla ni ningún Sr. Scrooge roben mi Navidad. Con empleo o sin él, estos días serán geniales, porque tengo una familia maravillosa por la que luchar.



8 comentarios:

  1. Bueno guapa! Lo primero, mucho animo! Autoestima alta, fuerza y como bien dices tienes una familia maravillosa por la que luchar! Asi que, como yo digo siempre, pa' lante!entiendo perfectamente tu finde en shock. Por desgracia también yo he vivido demasiadas veces esta situacion de precariedad laboral.He trabajado mas de 10 años de cara al publico en diferentes empresas y la campaña se navidad, ha sido muchas veces mi tabla de salvacion, solo que a mi me duraba 3 meses el contrato... espero que tengas mucha suerte y que consigas un empleo. Un beso enorme!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias!!! La verdad es que quedarte sin empleo cuando no te lo esperabas... siempre es duro. Pero optimismo no me falta y ganas de luchar tampoco. Así que... allá que vamos!
      Lamentablemente el sector de la atención al cliente, como tu comentas, es uno de los más precarios... Espero que ahora las cosas te vayan mejor.
      Un abrazo!

      Eliminar
  2. Tal vez el decirte que eres fuerte o hacer gala de una verborrea atroz no sería lo suficiente elegante para nombrarte, alguna vez escuche algo que te define: "eres como el junco que dobla ... pero siempre sigue en pie"; tienes razón a la lid siempre hay que darle cara. Espero que se arregle y vean lo eficiente que eres. Es navidad y el escuchar que proteges a los tuyos ....eso es Navidad!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por todo tu apoyo y tus palabras de animo. Como diría mi padre: de todo se sale. Así que... a salir de esta y será una más!!!
      La Navidad, como bien dices, es mucho más que regalar, la Navidad es darlo todo por los que más quieres. Y en eso estamos!
      Un abrazo

      Eliminar
  3. Te entiendo perfectamente. Estoy viviendo una situación parecida. La verdad es que encontrarte en esta situación da como vértigo, o más bien habría que decir miedo (con todas las letras), sobretodo, como tú dices, por el tema de los niños, que duele tener que recortar en cositas para ellos.
    Pero bueno, pienso que es esencial mantener una actitud positiva y eso lo tenemos. ¡Así que pa'lante! Que digo yo, ¡que de tó se sale!
    Besazos guapa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una situación que como bien dices asusta... este año se repite en mi caso... y con el agravante que mi marido también está en paro.
      En fin, como tu dices...de tó se sale! Solo hace falta empujar y tirar p'alante!
      Un abrazo y mucha suerte para ti también!

      Eliminar
  4. Te sigo entendiendo... el mío también lo está... :(

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya, siento leer eso... demasiados somos en esta misma situación...
      Un fuerte abrazo y que tengas buenas fiestas!

      Eliminar