2 ene. 2015

Y se me secó el cerebro...

Es lo que tiene... llega el final del año, el final de contrato, el final de proyecto y como consecuencia el cierre total de todos los expedientes abiertos. Te agobias, te saturas, empiezas a echar horas, te agobias más, te saturas más, ves que el final de la cuenta atrás está cada vez más cerca...., empiezas a llevarte trabajo a casa y al final, el cerebro se te seca.

El trabajo lo absorbe todo, todos tus huecos temporales, y para sobrevivir empiezas a eliminar cosas de la ecuación.... dejas de llamar a tu madre cada día (una vez a la semana es más que suficiente), limpias menos el piso (a fin de cuentas, siempre está sucio!!), dejas de ver la tele, dejas de jugar a los SIM y finalmente, dejas de publicar en tu blog.

Tu cerebro es incapaz de producir nada que no sea "laboral". No encuentras dentro de ti material para publicar, no hay ideas, temas, contenido....nada.

Pero como todo en la vida acostumbra a tener un final. Se acaba el contrato, consigues sacar toooooda la faena a tiempo, tienes unos días entre contrato y contrato, descansas, dedicas tiempo a la familia y tu cerebro se rehidrata, se recuperan las conexiones, y las ganas de publicar en el blog, como por arte de magia, llegan. Y llegan las ideas, los temas, contenidos, y porque no, la ilusión.

Así que aquí estoy de nuevo, con mi cerebro hidratado y en plena ebullición, lista y dispuesta a publicar de nuevo mis andanzas, pensamientos, experiencias y.... lo que se me ocurra!!!

Con el nuevo año aterrizamos! Espero acompañaros más fielmente durante el 2015.

Feliz año y feliz retorno!

No hay comentarios:

Publicar un comentario