15 ene. 2015

Pastel de Atún

En el post anterior, os mencioné, que una comida a la que recurro y que permite ocupar poco tiempo, ser preparada con antelación y quedar bien con los comensales, es el pastel de atún.

Algun@s de los que me leéis, me habéis pedido que os la pase. Así que para satisfacer esta demanda, la voy a compartir.

Se trata de una receta muy sencilla, que yo he aprendido de mi madre. Probablemente si buscáis en internet, encontrareis muchas recetas para preparar un pastel de atún, pero ahí va la mía.



INGREDIENTES

- pan de molde (con o sin corteza, según os guste)
- atún en lata
- tomate frito (en lata, brick... como lo prefiráis)
- mahonesa
- lechuga
- elementos ornamentales al gusto: huevo, olivas, palitos de mar (de esos congelados)

Las cantidades varían en función del tamaño del pastel.

PREPARACIÓN

Cogemos una bandeja o fuente suficientemente grande para que nos quepa el pastel. Como referencia pensad que una rebanada de pan de molde, sería la ración de una persona. Si lo preferís podéis preparar pasteles individuales poniendo entonces rebanadas de pan de molde en diferentes platos.

Colocamos una primera capa de rebanadas de pan de molde.

La cubrimos con el tomate frito y luego añadimos el atún (si os gusta muy sabroso, ser generosos con los ingredientes, sino... es como pan solo!). También podéis mezclar atún y tomate frito en un bol, y luego repartirlo encima del pan con la ayuda de una cuchara.

A continuación ponemos otra capa de pan de molde, y repetimos la operación con el tomate y el atún.

Para acabar, añadimos una última capa de pan de molde y la untamos por arriba (cara externa) con mahonesa. Si queréis también podéis untar con mahonesa los laterales del pastel.

Hecho esto, cortamos la lechuga en tiras finitas, como en juliana. La esparcimos por encima del pastel. La idea es que la mahonesa haga de "pegamento" para que la lechuga no se nos caiga.

Llegados a este punto, ya tenemos el pastel en sí, y podemos pasar a decorarlo con los ingredientes que más nos gusten. Yo suelo cortar en lonchas finas un huevo duro y repartirlo encima de la lechuga. También se pueden cortar del mismo modo, algunos palitos de mar y repartirlos de idéntica manera. Y si os agrada podéis hacer lo mismo con las olivas. Yo, según el día, le pongo sólo huevo, le pongo las tres cosas.... Mi madre a veces lo decora también con pimiento rojo....

En fin, cuestión de ir probando!

Como veis, es muy sencillo, tiene "presencia", suele gustar a la mayoría de la gente y se puede dejar preparado horas antes. Eso sí, a veces, según como, puede ir bien preparar la base, y añadir la lechuga y la decoración, minutos antes de consumir. Así tiene un aspecto más "fresco", porque la lechuga no se ha "aplastado".

Ya me diréis si lo probáis y si os gusta. Buen provecho!

No hay comentarios:

Publicar un comentario