7 mar. 2019

Enganchada

Así estoy desde el pasado fin de semana... enganchada.

¿A una serie? ¿A un videojuego? ¿A los programas de reformas del hogar? Ay... ojalá!

Desde hace algunos años padezco de la espalda, y de tanto en tanto me quedo enganchada por algún lado... Esa indescriptible sensación de girarte, y no saber si podrás volver a tu posición original, no tiene precio.

Llevaba ya unos días con las cervicales algo cargadas.... y cierto dolorcillo en el omoplato izquierdo. Y estaba haciendo, lo que suelo hacer yo siempre en estos casos: NADA.

Y, la verdad, no me estaba funcionando... ¿Qué raro, no?

Nunca me funciona esa estrategia. Pero soy un animal muy estúpido, demasiado para aprender. Así que, cada vez que siento dolor, bajo la cabeza, la meto bajo el ala... y no hago absolutamente nada.

El sábado por la noche, estando en la cocina, sentí esa punzada que baja desde la zona lumbar por una de tus piernas... dejándote paralizada por unos instantes en el mejor de los casos.

Fue un aviso, de que la cosa empezaba a no pintar bien. El dolor bajaba por mi pierna derecha, y me amenazaba con dejarme fuera de combate.

El domingo me desperté con tremendo dolor en el omoplato izquierdo, dolor en la zona lumbar, y ráfagas de dolor bajando por mi pierna derecha. Perfecto... estaba compensada y jodida.

Así que pasé al plan dos: drogas.

Cuando lo de no hacer nada no surge efecto y el dolor persiste, hecho mano del armario de las medicinas, y empiezo a tomar antiinflamatorios.

A la ecuación añado un ratito de esterilla calentita tras la cena, que es el momento en que permanezco tranquila y sentada.

Hoy es jueves, y tras 5 días de tomas mis pastillitas y aplicar la magia del calor, empiezo a sentirme mejor. Sólo queda un dolor residual... que hace tiempo que nunca se va. 

Sé lo que debería hacer. Pasar al siguiente nivel, sino quiero acabar mal. A saber: la práctica deportiva. Estiramientos y pequeños y suaves ejercicios que me permitan reforzar la zona, unidos a la práctica de la marcha nórdica... que en el pasado tan bien me fue.

Así que ando esperando a acabarme de "despinzar" para empezar con el plan. Buscar un ratito, unos días concretos a la semana... y empezar cuanto antes.

Porque sino... me espera el último nivel: médico, más drogas y rehabilitación.

Y es que cuando no "me escucho" y no "me mimo" acabó quedando enganchada a tal nivel, que acabo visitando al médico, quien me manda más pastillicas y me envía de cabeza al centro de rehabilitación a que l@s fisios hagan su trabajo.

En el trabajo estoy viviendo momentos estresantes... la tensión se me acumula... y mi cuerpo peta. Además, he vuelto a aislarme una vez más. He vuelto a alejarme del mundo.

El hecho de que la actividad ajedrecística de mi hijo haya monopolizado los fines de semana, ha hecho que dejemos de quedar y me he alejado de amigos y parientes. Y eso siempre es contraproducente para mi salud.

En fin, que he de hacer un pensamiento y en cuanto me sienta mejor.... ponerme espalda a la obra!

¿Y tú? ¿Te cuidas todo lo que deberías? ¿O eres un desastrillo con patas que acaba dejándose de lado?




 

4 comentarios:

  1. A cuidarse muchooooo. La espalda es muy jodida. Mi discapacidad es de columna, una mala cirugía con 18 años y así llevo 26 años. Y la tensión como dices, siempre se acumula en el mismo sitio. Espero que te mejores!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La tensión siempre ataca donde más duele 😞 Toca cuidarse y sin excusas.
      Un abrazo fuerte

      Eliminar
  2. Hay que cuidarse mas a uno mismo que luego pasa lo que pasa,porque si no estamos bien mal vamos en nuestro día a día y eso a la larga se nota ... ¡Animo y a hacer deporte que es muy sano! ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El día a día es lo que a la larga pasa factura...para bien y para mal.
      Gracias por comentar!

      Eliminar

Por la entrada en vigor del Reglamento General de Protección de datos te informo que al pulsar en el botón de "publicar" estarás aceptando la política de privacidad de este sitio.
La única finalidad es gestionar y moderar los comentarios. Tus datos estarán ubicados en los servidores de Blogger y no serán utilizados con fines comerciales ni publicitarios.
Responsable: Vanesa A.
Contacto: diariodeunamadresuperada@gmail.com